Review - KZ ZS10 Pro (Batalla Sub 50€)





Mientras que tengo otros IEM que esperan su review, he decidido hacer los ZS10 Pro debido a que aún son relativamente recientes y para ser sincero, son los IEM <50€ mas limpios y detallados que he probado hasta la fecha, lo cual significa que son muy a tener en cuenta cuando se comparan con otros IEM.

Como siempre, llegaré al sonido en un minuto pero voy a pasar por los puntos habituales para que no se me olvide nada.

Información sobre procedencia

He comprado estos IEM con dinero propio, directamente desde China, así que no hay terceros que influyan sobre mi review. Lo que si puede decir es que he leído (y sigo leyendo) muchas buenas impresiones sobre el ZS10 Pro, lo cual puede ser que influya en mi opinión sobre si cumplen las expectativas o no, pero, como siempre, intentaré ser sincero sobre lo que realmente escucho. He ignorado gráficos publicados por otros para intentar no tener una opinión demasiada preconcebida de ellos.


Abriendo la caja y primeras impresiones

El ZS10 Pro llegó en una caja que es prácticamente idéntica a la de los ZSN. Vienen presentados y embalados de la misma forma e incluyen los mismos accesorios y cable. Es más, si no llega a ser porque tiene escrito ZS10 Pro en la caja y que los IEM son plateados de alto brillo en su exterior, sería casi imposible distinguirlos a simple vista.

De nuevo, como con los ZSN, las primeras impresiones son de un producto de calidad, mostrando un acabado muy por encima de lo que he llegado a esperar de los IEM en este rango de precios (aunque KZ está empezando a cambiar mis expectativas en este punto).

No soy fan del acabado brillante de su exterior, de hecho, esta razón ha sido lo que me ha impedido comprar los Kanas Pro durante tanto tiempo, simplemente no me gusta su brillo. Sin embargo, KZ acaba de anunciar recientemente otro acabado para los ZS10 Pro que vienen con una placa metálica en azul en vez de plateado, lo cual puede ser quizás una alternativa más adecuado para los anti-bling como yo!

Calidad de fabricación


Como he dicho antes, igual que con el ZSN, la sensación de ser un producto de calidad continúa cuando se utilizan los ZS10 Pro. El cable es el típico cable bronceado que viene incluido con la mayoría de productos KZ últimamente, y mientras tiene la tendencia a liarse, cumple con su función y es más que aceptable.

Los ZS10 Pro también utilizan el mismo conector que los ZSN (Para C) que tiene los pins empotrados en el conector, creando la sensación de ser más robusto que otras alternativas.

No hay ninguna parte afilada y en general es un IEM bien construído, o al menos esa es la impresión que me da.


Confort

Debido a que el ZSN Pro tiene la misma forma y dimensiones que el ZSN, el nivel de confort es el mismo. Los encuentro cómodos y se adaptan bien a mi anatomía, sin embargo, no son tan confortables como para “desaparecer” y olvidarme de que los llevo puestos.

He encontrado que cambiando el cable incluido por uno de NiceHCK (balanceado en mi caso) ayuda un poco para los periodos de escucha más largos debido a que el enganche que pasa por encima de la oreja es de una silicona más blanda y no tan rígido.





Necesidad de alimentación

Los ZS10 Pro funcionan bien utlilizando mi móvil directamente como fuente pero he notado una leve mejora a la hora de alimentarlos con una fuente más potente como puede ser el M2X o el Atom.

Diría que no necesitan un amplificador pero si creo que les da un poco más de libertad (si eso tiene sentido).


Escucha general

He escuchado estos IEM esporádicamente desde que los tengo hace aproximadamente un mes, pasando a usarlos durante varias horas al día durante los últimos 10 días, alimentados mayormente por el M2X.

Mi primera impresión al escucharlos por primera vez fue “wow, que limpieza!” y con el paso del tiempo (probablemente los he escuchado más de 100 horas en total) sigo pensando que son muy limpios y detallados que cualquier otro IEM que tengo actualmente.

Pero… y no sé de dónde viene este “pero” exactamente… me he dado cuenta de que no los disfruto durante largos periodos.

Mientras que me encanta los detalles y la limpieza que el ZS10 Pro ofrece, encuentro que después de un tiempo me siento fatigado. En parte esto se debe al confort (después de 2 o 3 horas me empiezan a irritar) pero a la misma vez es debido al sonido en general de estos IEM.

No parece que tengan ningún exceso en una frecuencia concreta (ya lo descubriremos en las mediciones) pero hay algo que hace sentir que son ásperos. No sé porqué tengo esta sensación cuando con auriculares como los DT1990 (que sí que pueden llegar a ser ásperos y sibilantes en ocasiones) no hacen que me sienta así.

Esta sensación de asperidad está sobre todo presente cuando se escuchan canciones con muchos instrumentos, especialmente acústicos, dándome la sensación a veces de que la canción no está terminada del todo. Me recuerda a cuando estoy produciendo música y la canción está ya terminada pero a falta de una última ecualización y pulido. Pensé que esto probablemente se debía a la calidad de las canciones que estaba escuchando pero he comprobado las mismas canciones a través de otros auriculares y monitores de estudio, ninguno exhibe la dureza tanto como los ZS10 Pro. Dicho esto, quiero dejar claro que no siento que estos IEM se escuchen mal, solo opino que no siempre dan una representación exacta de cómo suena la canción realmente.

En la otra cara de la moneda, el detalle extremo es genial para monitorizar o incluso mezclar hasta cierto punto. He encontrado que estos son una muy buena opción para utilizarlos como monitores personales a la hora de tocar el bajo, definiendo claramente lo que pasa a mi alrededor. En algún momento intentaré hacer una comparativa entre diferentes IEM y cómo se comportan a la hora de utilizarlos como músico en directo. También veo que los ZS10 Pro podrían ser una opción portátil genial para cuando necesito trabajar en editar y limpiar canciones que he grabado mientras viajo.


Escuchas detalladas y comparativas

Para la mayoría de comparativas y escucha detallada, he utilizado el D10 alimentando el Atom o directamente conectados al M2X. Mientras que me fio al 100% de la combinación D10+Atom, encuentro que a veces utilizar un DAP facilita el control de volumen (los IEM pueden pasarse de volumen fácilmente con el Atom!). También hay que tener en cuenta que solo he utilizado almohadillas NewBee de espuma, debido a que la silicona no me gusta personalmente.

GRAVES: Los ZS10 Pro tienen graves, son limpios y bien definidos, sin embargo, se queda un poco atrás en cantidad comparado con otros IEM como los ZSN o DT6, especialmente en cuanto a sub-graves. Escuchando EDM o Hip-Hop, a veces noto que les haría falta un par de dB más en los registros mas graves y no me considero adicto a los graves ni mucho menos.

Con esto no quiero decir que el EDM o Hip-Hop no suena bien a través de los ZS10 Pro, solo que a veces, mayormente debido a la claridad y detalles extremos mencionados antes, parece que las voces son excesivamente presentes y que harían falta un poco más en los graves para equilibrar el sonido mejor (esto está aún más presente al escuchar Hip-Hop donde las voces no suelen ser las más musicales)

Escuchando “Hot Shit Makin’ Ya Bounce” de Busta Rhymes, los graves son claros y bien definidos pero en otras canciones que dependen más de un subwoofer, parecen un poco escasos.

En el caso de “Ace Of Spades” de Motorhead, el tema parece extremadamente brusco. Sé que Motorhead no son exactamente conocidos por sus graves visto que Lemmy ecualizaba su bajo para que fuera más bien medios y utilizaba pantallas Marshall, pero aún así, personalmente elegiría algo con un poco más de graves (incluso algo con graves un poco exagerados) para escuchar esto en concreto.

MEDIOS: Ahora, aquí es donde estoy un poco confuso. Como he dicho anteriormente, un poco más de graves ayudaría con las canciones que tienen los medios demasiado presentes, sin embargo, el ZS10 Pro parece estar un poco echado atrás en los medios donde se encuentra el cuerpo de las voces pero demasiado presente en los medios más altos, donde se encuentra la presencia de las voces. Creo que esa “presencia demás” es la razón por la que encuentro estos IEM un poco fatigosos.

Debido a que escucho muchas voces femeninas y música acústica, encuentro que a estos IEM les falta suavidad a la hora de realizar la transición desde los medios graves a los medios más altos, sobre los 2 o 3 kHz. Dicho esto, cuando he escuchado el álbum nuevo de Madonna “Madame X”, he notado que su voz fatigaba menos que otras como las encontradas en grabaciones de Jazz Acústico.

AGUDOS: No hay ninguna falta de agudos con el ZS10 Pro pero tampoco noto que se hayan pasado con su cantidad. Mientras que canciones que son sibilantes por naturaleza siguen siendo sibilantes en los ZS10 Pro, no he notado ninguna sibilancia extra donde no lo hay notado con otros auriculares (especialmente en comparación con los DT1990, donde la sibilancia puede aparecer en canciones que jamás hubiera pensado). Por ejemplo, canciones como “China In Your Hand” o “Papa’s got a brand new pigbag” no son más irritantes en los ZS10 Pro que en otras alternativas. La canción “Only Time” de Enya no resulta mas aspero en los ZS10 Pro que en otros IEM menos detallados como pueden ser los ZSN.

Hay mucho “aire” y “espacio” en los registros altos y esto me lleva de nuevo a pensar que son los medios altos que me “molestan”.

ESCENA, IMAGEN Y OTROS: Siento que la escena y imagen de los ZS10 Pro es mejor en los ZS10 Pro que en los ZSN o T2 pero no lo consideraría muy ancho (todavía no he dado con un IEM que considere “muy acho”).

Hablando de otros puntos específicos, destacaría que las baterías bien grabadas suenan excellentes en el ZS10 Pro, igual que canciones producidas electrónicamente, pero los instrumentos acústicos (mayormente pianos e instrumentos de cuerda) no suenan como deberían. Escuchando flamenco o música clásica, encuentro que los instrumentos pueden sonar muy artificiales.

Para acabar, un comentario más sobre detalles… Estaba escuchando la canción “Dark Ballet” del álbum Madame X que he mencionado antes. En medio de esta canción hay un solo de piano. Durante este solo, específicamente en el 1:44 y el 1:58, el canal izquierdo se oye distorsionado brevemente. Lo he comprobado con otros auriculares e IEM y no se nota mucho al no ser que se escuche atentamente, sin embargo, con el ZS10 Pro se nota fácilmente. También pregunté a otra persona que tiene el álbum de otra fuente y en su versión no está esta distorsión, asñi que parece ser que es un fallo en la versión disponible en Spotify. Solo quería usar este apunte para dar un ejemplo de lo bién que muestra los fallos el ZS10 Pro, haciendo que sean ideales para editar mientras uno se mueve.

Mediciones y Gráficos

Como siempre, hay que notar que las mediciones que dejo a continuación no deben compararse con mediciones hechas por otras personas. Mi sistema de medición es diferente a la utilizada por otros y la calibración es distinta, así que cualquier gráfico solo debe compararse con otros gráficos hechos por mí.

Mis sistema de medición es un portátil con Windows 7 ejecutando REW > Topping D10 > JDS Labs Atom > IEM > EARS > REW. Las mediciones se han realizado utilizando el cable incluido con los ZS10 Pro y almohadillas NewBee de espuma.



Me sorprende ver en el gráfico que los graves no caen más. Basado en mi escucha de estos, hubiera pensado que los graves empezarían a caer sobre los 80 o 90Hz y que estarían 3 o 4db por debajo al llegar a los 20 o 30 Hz. Según mis mediciones esto no parece ser el caso.

Los medios tampoco están tan echados hacia atrás en los medios graves, sin embargo, el aumento de medios en la zona de los 2.5kHz creo que representa lo que encuentro fatigoso. Dicho esto, el ZSN tiene aún más en los 2.8kHZ y no siento lo mismo. Parece ser un caso claro de que mi oídos y mediciones no compaginan.

Si sobreponemos el gráfico de los ZSN al gráfico de los ZS10 Pro, lo vemos así:



Estos IEM han sido calibrados igual y he retomado las medidas para comprobar que las diferencias mostradas son realmente tanto. Según EARS y REW, lo son.

Mirando la respuesta en frecuencia de ambos, es fácil ver que están afinados muy parecidos pero la lectura de los ZSN es más alta en la mayoría de las frecuencias, solo que desplazada un poco hacia la derecha.

Obviamente los gráficos no son una representación verdadera de cómo suena algo, simplemente es una guía a su respuesta en frecuencias, pero nunca hubiera pensado que el ZSN y el ZS10 Pro fueran tan parecidos sobre papel. Los detalles del ZS10 Pro realmente resultan en un cambio enorme que sobre papel no se aprecia.


Conclusiones y notas finales

Como he dicho al principio, mi primera impresión de los ZS10 Pro fue “wow, que limpieza!”. Después de pasar aproximadamente un mes con ellos, los sigo encontrando muy limpios y detallados, sin embargo, no puedo decir que estoy enamorado de ellos, al menos para sentarme y relajarme escuchando música..

Para géneros específicos, los detalles y separación pueden resultar increíbles pero a la misma vez, para otros géneros pueden resultar demasiado artificiales y “sin acabar” (no se me ocurre una definición mejor).

Si necesito editar algo mientras estoy fuera, o si necesito monitorización personal mientras toco en directo, entonces no tengo ninguna duda de que los ZS10 Pro estarían en la punta arriba de mi lista. Creo que tienen suficiente detalle y separación entre instrumentos para poder notar cualquier cambio realizado. Sin embargo, para escuchar música, no estoy tan seguro.

Continuaré evaluando estos IEM durante los próximos meses para tenerlos en comparación con otros IEM y quizás volveré a revisitar este review en algún momento pero por ahora, mi conclusión es…

Si buscas unos IEM por <50€ que tienen unos detalles impresionantes, permitiendote notar todo lo que pasa, entonces estos son para tí. Si prefieres unos IEM por <50€ que te ayuden a relajarte y disfrutar de la música sin diseccionarla, personalmente buscaría otras alternativas.

SenyorC









(Esta entrada se publicó originalmente el 29 de Julio de 2019, la fecha de publicación fué modificada al separar las entradas en inglés y español el 30 de Julio de 2019)