Review - KBEAR Lark (Sub 50€)

(if you prefer to read this review in English, click here)


Intro…

No había probado auriculares de KBEAR hasta que me llegaron los Lark y aunque había oído hablar de ellos, tampoco había prestado mucha atención.

Creo que los Lark son uno de los últimos lanzamientos (o quizás no, visto la velocidad con la que aparecen modelos nuevos de IEMs en el mercado) y son un modelo híbrido, utilizando un driver dinámico de 10mm junto con uno de armadura balanceada. En su publicidad, una de las cosas que destacan es que, cuando se llevan correctamente, pueden aislar la mayor parte del ruido externo incluso sin que suene música. Lo único que puedo decir es que obviamente no soy capaz de llevarlos correctamente porque no aíslan más que cualquier otro modelo de IEMs que he probado últimamente.

Supongo que estoy siendo injusto porque normalmente no comento el aislamiento, pero al utilizarlo como parte de su marketing...



Presentación…

Bueno, vamos con el producto...

Los KBEAR Lark vienen presentados en una caja negra y bonita, dentro de una funda de cartón blanca con una imagen del IEM en la portada, junto con más imágenes y especificaciones distribuidas por el resto de la funda.

La caja negra lleva el logo de KBEAR en color oro y al levantar la tapa descubrimos los IEMs en la parte de arriba a la derecha, inseridos en unos recortes de la espuma. En la parte inferior y a la izquierda, encontramos dos cajitas más, una que contiene una bonita funda de transporte y la otra con los “accesorios” (puntas y cable).

La funda de transporte es algo diferente a lo habitual, siendo rectangular en vez de redonda, en un gris oscuro y con el logo de KBEAR en blanco. La verdad es que la funda parece de buena calidad, sobre todo teniendo en cuenta el precio de poco más de 30€.

En cuanto a selección de puntas, incluye más de lo que suelen incluir los IEMs económicos. Aparte de las puntas que vienen instaladas, hay otros 3 tamaños de puntas de silicona grises y 3 tamaños de puntas de silicona blanca.



Construcción y estética…

Vamos a hablar de los accesorios lo primero. Las puntas son mejores que las que incluyen Blon (por ejemplo) y son bastante aceptables. De hecho, al final he optado por unas de las que venían incluidas, después de probar otros tipos, pero más sobre eso en un momento.

El cable me recuerda mucho a los cables que suelen incluir KZ con sus IEMs. No es nada especial pero hace su trabajo y no es, para nada, el peor cable que he recibido últimamente. Si optas por cambiar el cable, utiliza los conectores estándar de 2 pins, 0.78mm.

En cuanto a los IEMs, me gusta su estética. La forma es muy parecida a la mayoría de los de KZ, con una placa de metal y un cuerpo semi transparente, dejando ver sus entrañas. En mi caso, el color es “Lark Gray”, que basicamente es un cuerpo tintado de gris con una placa de color metálico, oscurecido por los bordes. La construcción también es muy similar a los KZ y no he visto ningún problema evidente al inspeccionarlos. En general, no son nada especial pero parecen estar bien construidos y bonitos (en mi opinión claro).



Sonido…

Después de jugar con varias puntas y probar con mi elección típica de espuma (que causaban un sonido demasiado “frágil”), me he decidido por las puntas de silicona blanca que venían incluidas, en tamaño L. Estuve indeciso entre estos y los de silicona gris (también incluidas) e iba alternando durante la escucha, pero para la escucha detallada y review, me decidí por las blancas.

Hay una buena extensión hacia los subgraves, dando un buen retumbe en canciones como “Royals” de Lorde, pero sin llegar a ser demasiado. No hay ninguna caída que yo note en los subgraves pero tampoco ninguna elevación, por lo cual, el oído humano se ocupa de darnos esa caída natural conforme van bajando las frecuencias.

En general, todas las frecuencias graves parecen estar bien equilibradas, sin dar la impresión de que haya ninguna frecuencia específica elevada. Como he dicho ante, las puntas de espuma si me dejaron con ganas de algo más pero las de silicona aumentaron el nivel a un punto donde estoy feliz. La canción “Sun Is Shining” de Bob Marley & Robin Schultz tiene suficientes graves para mi gusto, sin dejarme con esa sensación de que se haya sobreelevado. Por cierto, me embarqué en un pequeño viaje de EDM con estos auriculares, y sé que he dicho que no es mi música preferida (y sigue sin serla) pero a veces si me apetece escuchar algo de “baile” y los Lark me abrieron ese apetito.

La transición desde los graves a los medios más bajos es bastante suave, sin demasiada sensación de sangrado, esto es debido mayormente a que los Lark tienen suficiente velocidad y definición para poder separar los golpes graves de las frecuencias medio graves. Como he dicho, hice un viaje de EDM e incluso las canciones más caóticas con golpes rápidos en los graves bajos y barridos de frecuencias fueron incapaces de hacer sufrir a los Lark.

Hay una caída en el centro de los medios debido a que estos auriculares tienen un perfil de sonido en V pero la caída no es demasiada, evitando que falten las notas raíces de algunas voces. La caída si es notable en canciones como “Smooth Operator” de Sade, se nota que hay algo más en los graves que lo necesario, pero no es ofensivo.

Llegando a la parte superior de los medios, hay una subida hacia los 3 o 4kHz, haciendo que la parte alta de las voces no pierda presencia. En general, las voces se presentan bien, sin embargo, no suenan tan reales como deberían por un problema en los agudos del que os hablo ahora.

Las frecuencias altas es donde siento que estos auriculares se quedan en la categoría de “mediocres”. El primer problema es que hay un pico en algún lugar justo en el centro de la zona de sibilancia. No es la peor cantidad de sibilancia que he escuchado en unos IEMs de esta categoría económica, pero es mucha más sibilancia de la que me gusta. Por ejemplo, la canción que menciono en casi todas mis reviews cuando hable de sibilancia es “Code Cool” de Patricia Barber,  aquí presenta sibilancia en casi todas las frases de la canción. Esto también es el caso de mi segunda opción en pruebas de sibilancia, “Hope is a Dangerous Thing” de Lana Del Rey. Mientras que la mayoría de IEMs tienen problemas para evitar la sibilancia en las primeras frases de la intro, los Lark presentan sibilancia en cada “S” durante toda la canción.

Sumado a esta sibilancia, hay un problema adicional con el toque metálico causado por el driver BA. Esto es algo que se presenta en cierta medida en todos los IEMs económicos que utilizan drivers de armadura balanceada. KZ ha conseguido ir mejorando en este aspecto con el tiempo, cada unos de sus nuevos híbridos lo enfrenta de un modo un poco mejor que el anterior y evitan (o disimulan) el hecho un poco más. En el caso de los Lark, el toque metálico es bastante claro y es algo muy notable en mi opinión.

Por último, si esto no fuera suficiente, hay una caída en los agudos por encima de los 12kHz que es bastante severo. Bueno, es eso o he perdido 5kHz de mi audición en el último par de días. Normalmente diría que esto me deja con ganas de más “aire” y “brillo” pero para ser brutalmente sincero, no me encuentro con ganas de más agudos Lark.

La velocidad y definición es decente en estos auriculares, manteniendo el tipo incluso durante pasajes complejos y dando una buena definición a lo que sucede. No son los IEMs más detallados pero si están por encima de la media en su rango de precios y no tengo ninguna queja en este aspecto.

En cuanto a la anchura de escena y posicionamiento de imágenes, encuentro que los Lark hacen un trabajo bastante bueno. Ha sido divertido escuchar “Bubbles” de Yosi Horikawa y la prueba con la canción habitual de “Letter” ha demostrada una buena anchura y buena colocación en todo el ancho.



Conclusión…

Hay tantas cosas buenas en estos IEMs que es una lastima que esas frecuencias altas no estén a la altura.

La calidad de construcción es buena, son bonitos (en mi opinión), la anchura y colocación es buena, los graves son decentes, los medios son decentes… solo un pasito más y hubieran sido claros ganadores a este precio.

Ese toque metálico destroza el timbre de cualquier cosa que se adentra en esos rangos superiores, al menos cuando se trata de instrumentos o voces que necesitan sonar naturales.

En el mundo del EDM, he disfrutado de estos IEMs, los agudos no afectan tanto al sonido en general, mayormente porque las canciones que escuchaba no contenían muchos instrumentos “reales” y también porque no eran canciones que he escuchado miles de veces como otras que utilizo para las pruebas detalladas. De mi lista de canciones de prueba, aquellas que se enfocan más al mundo electrónico, como “Sun Is Shining” que he mencionado antes, “I Fink You Freeky” de Die Antwoord o “Shot Me Down” de David Guetta, si sonaban un poco diferentes pero no eran desagradables.

Puedo entender que a muchos les gusten estos auriculares, dependiendo de sus gustos de música, pero para mi música preferida no puedo ignorar esos agudos, tanto el toque metálico como ese pico en algún punto cercano a los 10kHz.

SenyorC