Review - Final Audio E500 (sub 50€)

Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.59 - Final Audio E500

Intro...

Los Final Audio E500 son unos IEMs económicos que creo que salieron a la venta en algún momento del año pasado, con un precio justo por encima de los 20€. La razón por la que he optado por comprar estos IEMs es porque he oído cosas buenas sobre las puntas de Final Audio y estos vienen con una selección de ellas, junto con unos IEMs, por poco más que el precio de unas puntas solas.

Mientras que no soy alguien a quien le encante este estilo de IEMs pequeños con cables fijos y que se meten bastante adentro del oído, si que utilizo los Hifiman RE600s, siendo de un estilo parecido, cuando quiero acostarme a escuchar música o ver una película, debido a que su pequeño tamaño me permite acostarme de lado sin molestias. 

En un viaje de trabajo reciente (finalmente estamos empezando a viajar de nuevo!) me llevé los Final E500 en vez de los RE600s para ver cómo se comportan en dicho escenario. Obviamente no es justo comparar estos IEMs de 20€ con la alternativa Hifiman que cuesta 10 veces eso (aunque se pueden encontrar en oferta a menudo con precios muy rebajados) y si tengo otras opciones de estilos parecidos, pero los RE600s son los que utilizo más en estos casos, así que tendrían que competir con ellos si quieren verse usados.



Presentación...

Los E500 llegan en un paquete que no podría ser más sencillo. Es una caja pequeña de cartón blanco, sin imágenes, solo con la marca, modelo y unas especificaciones escritas en ella.

Dentro de la caja tampoco se complica mucho. Tenemos los IEMs (con su cable fijo), una pequeña tarjeta de garantía y 5 juegos de puntas de silicona.



Construcción y estética...

La construcción y estética también son muy sencillas. Unas carcasa muy pequeña con un cable fijo es prácticamente lo único que hay que decir. Las carcasas son casi el doble de largas que las alternativas de Hifiman (tanto los RE600s como los RE400), lo cual significa que no son tan cómodos a la hora de acostarse de lado pero tampoco son terribles. Solo es que sobresalen algo más mientras que los RE600s desaparecen dentro de mis oídos.

La calidad de construcción no está mal, de nuevo no es nada especial pero no tiene problemas notables, como fallos de fabricación o bordes afilados. El cable es muy simple, parecido a los encontrados en muchos auriculares y IEMs económicos (tipo Sony, Phillips, JVC, etc.). Si que es un poco microfónico cuando se restriega contra la camisa, un poco más que el cable recubierto de tela en los Hifiman, pero no es terrible y no se nota cuando está sonando música.

Los E500 no van a ganar ningún premio en la categoría de construcción y estética pero son adecuados por su precio.



Sonido…

Voy a pedir disculpas por adelantado por esta review del sonido porque no he pasado tanto tiempo con música como suele ser habitual. He pasado tiempo escuchando música con ellos pero los he utilizado mayormente para ver películas o escuchar por las noche cuando estoy acostado, así que no estaba realmente diseccionando el sonido. Acabo de pasar un par de horas con mis canciones habituales de prueba, comparándolos con los RE600s pero, de nuevo, no es realmente una comparación justa (en cuanto a precio)  y no es tanto tiempo de escucha detallada como suele ser. Aun así, puedo decir directamente que no serían unos IEMs que elegiría para escuchas detalladas de todas formas.

En la sección de los subgraves, si tienen algo de caída y no van a ser una buena elección para los amantes de esos graves profundos y marcados. Hay suficiente presencia y extensión de subgraves para apreciar canciones como “Way Down Deep” de Jennifer Warnes, o incluso algo de electrónica como “Sun Is Shining”, pero desde luego que no te van a hacer vibrar la cabeza. Lo que sí puedo decir es que tienen bastante más en estas zonas que los RE600s. Aún así, los subgraves no son geniales, tampoco son horribles pero se presentan de un modo no muy limpio y definido, haciendo que todo lo que se encuentre en estos rangos parezca suavizado.

Pasando a las frecuencias graves en general, es como continuar la misma historia que en los subgraves. Los graves no están demasiado sobreelevados, aunque hay suficientes para dar un sonido cálido (oscuro?) a los IEMs, algo que continuará a mostrarse en los rango más altos. De nuevo, los graves están suficientemente presentes pero les falta detalle y velocidad para poder considerarlos buenos, al menos en mi opinión. Para ver películas, encontré los graves bastante bien equilibrados para no sobreponerse a las voces y otros medios cuando hay explosiones y otros elementos en las frecuencias bajas, pero no es algo que elegiría para disfrutar de los detalles en la música. Los RE600s son mucho más limpios y detallados, algo que prefiero mucho más que la respuesta demasiado suavizada de los graves en los E500.

Pasando a los medios bajos, los graves simplemente continúan su suave descenso y presentan ese afinado cálido que acabo de mencionar. No hay realmente una transición de los graves a los medios, es más bien una extensión de ese sonido suavizado de más que se encuentra en los rangos bajos. No hay realmente ninguna caída en los medios, o al menos, ninguna caída pronunciada, haciendo que los graves parezcan extenderse a lo largo de todos los medios. La voces no son terribles pero no tienen la claridad que me gustaría encontrar en estos rangos. Escuchando “Hallelujah” de los Pentatonix, la separación entre voces no es la mejor y mientras que pueden ser agradables como música de fondo, me encuentro buscando ecualización para intentar encontrar algo de claridad y separación entre las voces graves y agudas.

Uno de los factores principales en causar esta sensación es que no hay realmente una subida en la parte alta de los medios o incluso en los agudos. Donde normalmente encontramos una elevación en respuesta sobre los 3kHz, los E500 carecen de esta elevación, al menos la habitual. Incluso en su punto más elevado, sobre los 7kHz, no llegan a subir al punto de mostrar una presencia superior a la encontrada en los medios bajos y graves altos. Todo esto suma al afinado cálido/oscuro y me deja buscando claridad.

Está siendo difícil explicar como suenan estos IEMs porque no son terribles, las voces son suaves y tienen buena textura, solamente parecen demasiado suaves para ser considerados buenos, de nuevo, en mi opinión obviamente.

Si puedo decir que evitan la sibilancia, de hecho, reducen la sibilancia y hacen que canciones que suelen ser molestos sean posibles de escuchar. El problema está en que esa reducción de sibilancia también reduce la sensación de aire y apertura encontrada en la parte alta.

En cuanto a anchura de escena, no son malos, no están muy por encima de la media de los IEMs en estos rangos pero aun así no son malos. La colocación de imágenes de izquierda a derecha tampoco es terrible, el problema está en que realmente no hay gran separación de imágenes y capas, lo cual significa que las cosas se mezclan un poco entre ellos en el espacio y no se distinguen muy bien de otros instrumentos/sonidos localizados en las mismas zonas.

Como ya he mencionado, la velocidad y detalles de estos IEMs no son su punto fuerte. No se vienen abajo con canciones complejas pero tampoco parecen estar nunca muy definidos y detallados. Desde luego que hay un gran paso en este aspecto entre los E500 y los RE600s, o incluso los RE400.

Como he dicho antes, mi uso principal para estos IEMs ha sido para ver películas o escuchar música mientras estoy acostado en la cama por la noche. Me gusta tener siempre conmigo algo de este formato cuando estoy viajando porque son una gran opción cuando caigo rendido en la cama del hotel. La presentación de sonido de los E500 me funciona perfectamente cuando estoy viendo películas pero tengo que decir que no soy muy “delicado” en cuanto a sonido cuando veo películas, mientras que pueda oír y entender lo que está sucediendo, es suficiente. Creo que así puede explicar los E500 en cuanto a su uso para películas, suficiente.



Conclusión…

Puede que esta review no sea justa debido a que no he seguido mi rutina habitual de utilizarlos durante una semana completa y después un día específicamente para escuchas detalladas. Tampoco es justo compararlos con los RE600s debido a que no se encuentran en el mismo rango de precios (ni de sonido, en mi opinión).

En el viaje del que acabo de regresar, los IEMs que llevaba conmigo eran los Moondrop Aria y los Final E500. Utilicé los E500 exclusivamente para películas y otros contenidos de video y no los odio, pero tampoco me han enamorado. Desde luego que no se convirtieron en mi elección para escuchar música cuando no estaba acostado, los Aria están muy por encima en este aspecto. También lo están los RE600s. De hecho, no he utilizado los RE400 desde hace bastante tiempo pero tirando de memoria, encajan mucho más con mis preferencias.

Los E500 tampoco son tan cómodos como las alternativas Hifiman. La inserción es parecida pero como los RE’s son mucho más cortos, son mucho más cómodos a la hora de acostarse de lado.

Creo que mi opinión en general de los E500 es que no los odio pero no me encontraré eligiéndolos por encima de otras alternativas que ya tengo.

SenyorC