Review - Sivga Phoenix

 Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.66 - Sivga Phoenix


Los Sivga Phoenix me han sido prestados muy amablemente por Keydis, los distribuidores oficiales de Sivga y Sendy Audio (entre otras marcas) en España. Visto que son distribuidores y no venden directamente al público, dejaré el enlace a una página donde se muestran las tiendas que venden estos auriculares en España.

Keydis no ha solicitado nada específico, por lo tanto, como siempre, mi review será tan sincera e imparcial como me sea posible. Aún así, siempre es bueno considerar que no me ha costado nada probar estos auriculares.

La lista de tiendas que venden los Sivga Phoenix se encuentra aquí: https://keydis.es/comprarsivga.html

Intro…

Sivga es una marca que ha aparecido recientemente en el mundo auricular y que han conseguido hacerse una reputación rápidamente. El mismo fabricante es responsable de dos marcas de auriculares, Sivga Audio y Sendy Audio. Esta última se enfoca en los modelos de alta gama mientras que la marca Sivga se centra en modelos más económicos, mientras que mantienen mucha de la misma tecnología encontrada en los modelos más altos.

Hasta ahora no había tenido ocasión de probar nada de Sivga y los Phoenix son un modelo sobre los que había leído bastante, mayormente halagados por sus propietarios. Como puede que hayas notado, si has leído alguna otra review mía, solo porque algo reciba halagos, no quiere decir que sea de mi agrado personal, así que estaba muy interesado en probarlos y cuando me ofrecieron la oportunidad, no dudé.

Con un precio de venta de 265€ (en el momento de escribir esta review), estos auriculares abiertos de driver dinámico se colocan en un rango donde han aparecido algunos modelos muy buenos últimamente y, para ser totalmente honesto, la mayoría de mi tiempo de escucha reciente ha sido con auriculares planar magnéticos, así que me ilusionaba pasar algo de tiempo con unos dinámicos abiertos.



Presentación...

Los Sivga Phoenix llegan en una caja negra con resaltos de color madera por el centro. La caja no es nada especial pero una vez abierta, siento que Sivga ha incluido accesorios de una calidad decente, especialmente para algo en este rango de precios.

Lo primero que encontramos es la funda de transporte. La funda es de estilo rígido, moldeado para seguir la forma de los auriculares. Tiene un acabado que imita la piel en el exterior y en el interior, la forma moldeada hace un buen trabajo de mantener y proteger los auriculares. No hay un hueco específico para el cable pero hay sitio de sobra para guardarlo dentro de la pequeña bolsa que incluyen, colocándose fácilmente en la funda con los auriculares.

También se incluye un cable no balanceado, recubierto de tela, lo cual encuentro muy agradable. El cable está terminado con un conector 3.5mm TRS en una punta (incluyendo un adaptador a 6.35mm) y dos conectores 3.5mm TS en las otras puntas, uno para cada copa.

En mi caso, Keydis también ha incluido unas almohadillas de recambio que han sacado Sivga para los Phoenix, sobre los cuales hablaré más adelante. Las almohadillas originales son de piel de imitación en su exterior con un interior de tela, mientras que las de recambio son completamente de piel de imitación.

Eso es todo en cuanto a presentación y chiches incluidos, pero, siento que los artículos incluidos son suficientes como para estar contento y sin haber invertido demasiado dinero en cosas que no son necesarias.



Construcción y estética...

En mi opinión, los Phoenix son unos auriculares bien construidos. Si que tienen algunas cosillas que mencionaré en un momento pero en general, están bien montados y no veo ningún fallo obvio en su construcción o mecanismos.

Las copas están hechas de madera Zebra, con horquillas de metal y bastante ajuste en cuanto a ángulo y giro. La diadema es de metal con una correa de confort debajo, sin embargo, esta es una de las primeras “cosillas”, la longitud de la diadema y correa. En mi caso tengo que utilizar la correa ajustada a su máxima longitud. Esto es suficiente para mi personalmente y tengo la cabeza bastante grande, pero si tienes la cabeza más grande que yo, puede que lo encuentres un poco corto. De nuevo, no es mi caso pero es algo a tener en consideración.

La segunda “cosilla” es la profundidad de las almohadillas originales. En cuanto a diámetro interno están bien, suficientemente grandes para acomodar mis orejas sin problemas. El problema es la profundidad. Yo no tengo las orejas pequeñas pero tampoco son grandes, y si que tocan el material que recubre los drivers. Yo no los he encontrado incómodos pero si esto es algo que te molesta, el hecho de que las orejas toquen en la parte que recubre el driver, entonces las almohadillas originales seguramente no sean para tí. La sensación es muy similar a llevar algo de la serie HD6X0 con almohadillas gastadas.

El segundo juego de almohadillas, que se pueden comprar por separado en las mismas tiendas que venden los auriculares, son más profundos y no noto el recubrimiento de los drivers. Sin embargo, las almohadillas opcionales están hechas totalmente de piel de imitación que, en mi opinión, no es tan agradable como las recubiertas de tela. También hay algunas diferencias en cuanto a sonido pero de eso hablaré en un momento.

En fin, los Sivga Phoenix los encuentro cómodos pero si pudiera hacer que la diadema se extendiera un poquito más (para poder montar una correa de confort un poco más gruesa) y las almohadillas un poco más profundas (lo cual se consigue con las almohadillas de recambio), pasarían de ser cómodos a ser muy cómodos.



Sonido…

Como he mencionado hace un momento, hay diferencias entre las almohadillas originales y las opcionales en cuanto a sonido, como es el caso con casi todos los auriculares a la hora de cambiar almohadillas por otro tipo.

He pasado los primeros días utilizándolos con las almohadillas originales, formando una buena opinión sobre su sonido, antes de pasar a las opcionales durante unos días, para finalmente hacer unas comparaciones directas entre ambas con mi lista habitual de canciones de prueba (que se puede encontrar aquí). Mis impresiones a continuación son con las almohadillas originales, dejaré impresiones sobre las opcionales al final de esta sección.

Eso sí, antes de continuar, quisiera mencionar amplificación. Estos auriculares no necesitan casi potencia alguna. Cuando he estado utilizando el JDS Labs Atom para las comparaciones entre almohadillas, tenía el amplificador a un nivel más bajo que con muchos IEMs que he probado. Los Sivga Phoenix se alimentarán fácilmente de un teléfono, un dongle, un portátil o incluso de casi cualquier cosa que tenga una salida de auriculares. Esto no quiere decir que cualquier fuente sonará bien con ellos pero, siendo honesto, no noté grandes diferencias entre fuentes con estos auriculares, excepto en el caso de que la fuente sea mala (como es el caso de mi teléfono), siempre parecen sonar más o menos igual.

Empezando en la parte baja con las regiones subgraves, hay una pequeña caída cuando se llega a las notas muy bajas, o sea, por debajo de los 40Hz. Sin embargo, esto no es algo que sea muy notable a no ser que estamos aislando sonidos en esas frecuencias, debido a que las armónicas de esas notas fácilmente recuperan esa pequeña caída. Digamos que no hay una falta de retumbe cuando se escucha “Chameleon” como canción de prueba. De hecho, debido a que estos auriculares tienen una elevada sensibilidad, fijar el nivel del Atom en 40% es suficiente para notar como vibran mis oídos con esta pista.

En los graves medios y graves altos, estos auriculares no defraudarán a los que les gustan los graves. Con esto no quiero decir que están demasiado sobreelevados, aunque sí están al norte de neutral, es más la forma en la que reacciona el driver dinámico con las notas bajas, sumado a los medios graves, que da la sensación de tener más graves de lo que he llegado a esperar de auriculares abiertos, especialmente en este rango de precios. Unos auriculares que mantengo en mi colección por su rendimiento en los graves son los DT1990 Pro y, mientras que los Phoenix quizás no sean tan limpios como los Beyer (que cuestan más del doble que los Sivga), si encuentro que los graves impresionan y que pueden presentarse de un modo precioso con la música adecuada.

Cuando no adentramos en los medios graves, hay una pequeña elevación que continua desde las regiones de graves medios/altos. Dependiendo de la música que escuchamos, esto si que puede dar la sensación de estar un poco hinchado. Por ejemplo, con la canción “No Sanctuary Here”, siento una pequeña falta de claridad en la transición. Sin embargo, pasando a canciones que son más limpias en estos rangos, como puede ser “Shot Me Down”, o mejor aún, alejándonos de la música electrónica hacia guitarras y bajos electricos, ya no dan la sensación de hinchazón y la tonalidad de las guitarras y los bajos es muy agradable.

Pasando por los medios, no hay caída notable hasta que llegamos a la parte alta de estos. Esto le da a la voces graves una tonalidad preciosa pero algunas voces que residen en la parte alta de los medios sí que pueden notarse un poco echados hacia atrás. Como ejemplo, la tonalidad de la voces masculinas en “Hallelujah” de Pentatonix, parece tener una mejor presencia que la voces femeninas de la misma canción. Sin embargo, escuchando la voz en “Seven Nation Army” de Zella Day, no noté esta sensación, aunque las voces son de un rango muy similar en ambas canciones, así que depende mucho de la canción. Encuentro que la tonalidad y timbre de los medios en general es muy placentero, excepto por esas pocas ocasiones donde he notado las voces femeninas un poco echadas hacia atrás.

Escalando hacia las regiones altas, hay una sensación de caída en los agudos. Esta caída no comienza tan pronto como para convertir los auriculares en oscuros pero si es notable. Esto puede añadir a la sensación de presencia de graves y medios bajos, debido a que no hay mucho brillo en la parte alta para equilibrarlos pero, para decir la verdad, creo que esto trabaja a favor de estos auriculares y el hecho de que no intentan ser algo que no son. La sibilancia se evita y no son bruscos, incluso con canciones que suelen estar en el borde de la brusquedad. En ningún momento se hacen incómodos en la parte alta.

La anchura de escena y la presentación de imágenes es buena, mejor de lo que esperaba de unos auriculares con este perfil de sonido. No son enormes en este aspecto pero ciertamente tienen suficiente espacio para dar a los instrumentos espacio para respirar. “La Luna” se presenta muy agradablemente. La única vez que los he encontrado un poco claustrofóbicos ha sido cuando reproducía canciones con demasiados instrumentos peleándose entre ellos por un hueco en los graves altos y medios bajos.

En cuanto a detalle, hay dos cosas que suceden con los Phoenix. Por un lado tenemos las capacidades reales del driver, que no son espectaculares pero no son malos para unos auriculares a este precio. Por otro lado tenemos el hecho de que la falta de agudos resta algo a esa “falsa sensación de detalles” que tantos auriculares utilizan para parecer más detallados de lo que realmente son. Con pocas excepciones, creo que la mayoría de auriculares en este rango de precios que parecen detallados estarían más igualados si los rangos altos se ecualizan con una respuesta similar a los Phoenix.



Cambio de almohadillas...

Así que, después de cambiar las almohadillas (y también compararlas entre ellas), hay una clara diferencia de sonido en comparación con las originales.

La primera diferencia notable es que el sonido es más limpio en las regiones bajas. Ahora, con esto no quiero decir que el sonido antes era sucio, pero se reduce un poco ese retumbe, también reduciendo un poco los graves medios y altos, dando una sensación de más claridad y golpes más precisos. Esto es algo que normalmente sería mi preferencia, visto que no soy alguien que disfruta de graves predominantes, sin embargo, en el caso de los Phoenix, siento que está quitando un poco de lo que son los Phoenix, alejándose de su “estilo”.

Siento que con las almohadillas opcionales, las zonas bajas están desplazando a los auriculares más hacia tantas otras opciones. No me malinterpretes, siguen siendo unos auriculares muy capaces en las regiones bajas y están muy por encima de tantas otras opciones que he probado en este rango de precios, pero es como si se alejaran de ser el centro de atención para mezclarse con la multitud.

En los medios, esa sensación de que las voces femeninas de “Hallelujah” estaban echadas hacia atrás ya no se presenta, con las voces siendo mucho más equilibradas entre masculinas y femeninas. La tonalidad de las voces sigue estando muy presente pero las voces masculinas si pierden un poco de esa riqueza que tienen con las almohadillas originales. Si me gustan los resultados con estas almohadillas, de nuevo parecen más limpios (con la misma referencia a limpieza que he comentado hace un momento), pero encuentro que echo de menos un poco del timbre y la tonalidad que tienen los Phoenix con las almohadillas originales. 

Los agudos también parecen más claros y extendidos con las almohadillas opcionales, que también suma a la sensación de detalle que he comentado. La sibilancia está un poco más presente con estas almohadillas pero no lo suficiente como para ser problemático o irritante. También mantienen la brusquedad a raya que es algo muy positivo.



Conclusión…

Estoy un poco dividido en esta review, no con los auriculares, más bien con las almohadillas. Las almohadillas opcionales mueven el perfil de sonido más hacia mis preferencias, sin embargo, encuentro que disfruto de las almohadillas originales que aportan un sonido diferente y divertido para esos momento en los que me apetecen los retumbes y graves. Siendo honesto, tener ambos juegos de almohadillas ofrece suficientes cambios de sonido para que parezca dos auriculares muy similares pero notablemente diferentes.

Las almohadillas opcionales si mejoran el confort, al menos para mi personalmente, pero tampoco encuentro los Phoenix demasiado incómodos con las originales.

Si tuviera que elegir solo unas almohadillas, pues seguramente optaría por las originales porque el sonido es algo diferente al resto de mis auriculares. Siento que al cambiarlas por las opcionales, se mueven más hacia un estilo que es muy similar a otros auriculares que ya tengo y rinden mejor en este aspecto, mientras que el sonido con las originales es muy cumplimentario y no tiene que competir directamente con otros auriculares de mi colección.

Visto el precio de estos auriculares, no tengo duda de que lo merecen. Sugiero hacerse también con unas almohadillas opcionales si estos van a ser tus únicos (o principales) auriculares, visto que la mejora de confort lo merece y que te aporta dos perfiles de sonido en un solo auricular, el primero siendo algo muy diferente y muy bueno, el segundo siendo algo más parecido a otros modelos pero aún así muy competentes.

Me agrada el poder haber probado estos auriculares Sivga y ya he estado investigando algunas cosas de la línea Sendy.

SenyorC