Review - Beyerdynamic DT1770 Pro (vs DT1990 Pro & Custom Studio)

 (to view this entry in English, please click here)



(esta review también está disponible en YouTube aquí: Ep.34 - DT1770 Pro)

Los Beyerdynamic DT1770 Pro me han sido prestados por un amigo (y seguidor del canal) quien tiene 3 de estos auriculares, utilizándolos para un estudio de radio. La verdad es que tuve los tres en mis manos durante un tiempo antes de enviárselos y los probé brevemente (hace cosa de un año o así) pero no hice ninguna escucha detallada ni comparaciones, así que, amablemente, me los ha enviado de nuevo para poder llegar un poco más a fondo.

Intro...

Los DT1770 Pro son unos auriculares cerrados declarados (por Beyerdynamic) como auriculares de referencia para mezclar, masterizar y monitorizar en estudio. Salieron a la venta hace ya un par de años y eran supuestamente una mejora de los DT770 originales, unos auriculares muy conocidos.

El precio actual está sobre los 400€, lo cual no es un precio premium pero tampoco es barato.

Si sigues el canal o el blog, quizás sepas que unos de mis auriculares principales son los DT1990 Pro. Los 1990 son básicamente una versión abierta de estos auriculares, al menos sobre papel y a simple vista, y tienen una relación amor u odio con la mayoría de los que se mueven en el mundo de los auriculares.

Hice una review de los DT1990 Pro en el blog aquí: Review - Beyerdynamic DT1990 Pro. Por desgracia no hice un video, así que no hay versión en YouTube, sin embargo, sí que haré algunas comparaciones (como es de esperar) a lo largo de esta review.

Otros auriculares Beyerdynamic que tengo y que han visto (y siguen viendo) mucho uso son los Custom Studio. Mientras que los Custom Studio son una alternativa mucho más barata que los DT1770 Pro, estando sobre los 130€, son otros auriculares cerrados enfocados a las mezclas, masterizaciones o sesiones de grabación (de nuevo, según Beyerdynamic). También haré algunas comparaciones con esta alternativa económica para ver que diferencias hay aparte del precio (podéis ver la review completa de los Custom Studio en YouTube aquí: Ep21 - Beyerdynamic Custom Studio - Graves a gusto del consumidor... o la versión escrita aquí: Review - Beyerdynamic Custom Studio )



Presentación…

Los DT1770 Pro llegan en una caja bastante grande, con una tapa que abre para mostrar algunos detalles sobre la evolución con los drivers Tesla 2.0. Hay muchas fotos y detalles distribuidos por toda la caja pero lo interesante está dentro.

Dentro de la caja recibimos una funda de transporte semirrígida que contiene los auriculares, 2 cables, y dos juegos de almohadillas (de piel de imitación y de terciopelo). No hay mucho más que podamos pedir.

La verdad es que los DT1990 Pro llegan con exactamente los mismo accesorios, con la excepción de los acabados de las almohadillas. Los Custom Studio (que voy a pasar a llamar los CS) obviamente no están a la altura, incluyen solamente una bolsa (además de los auriculares y cable por su puesto).



Construcción y estética…

Primero vamos con las comparaciones. Los CS están bien construidos, con muchas partes metálicas, pero los DT1770 y DT1990 están en otra liga.

Si miramos los DT1770 al lado de los DT1990, son idénticos excepto por las aperturas en la parte externa de las copas de los DT1990.

Los auriculares son prácticamente todo metal, hay que rebuscar para encontrar piezas visibles de plástico. Creo que dije en mi review de los DT1990 que estos auriculares parecen estar hechos para ser abusados, son literalmente los auriculares más robustos que he tenido en mis manos. Todas las piezas (al menos todas las que conozco) también son reemplazables, así que están bien hechos para aguantar el uso en estudios.

Todos los accesorios son iguales de robustos. Los cables están bien hechos, los conectores son de buena calidad, las almohadillas son cómodas (al menos las de terciopelo) e incluso la funda de transporte de de buena calidad.

Claro, toda esta robustez viene acompañada de un aumento de peso. No son tremendamente pesados pero tampoco son ligeros. Afortunadamente el confort de la diadema, y de los auriculares en general, contrarresta el peso y no encuentro que me causen cansancio en sesiones largas.

La estética no es nada especial pero hay algo de belleza en su sencillez que, junto con la buena calidad de construcción, hace que no parezcan auriculares baratos.



Sonido…

Cuando hice la reseña de los DT1990, lo hice más enfocado hacia utilizarlos como herramienta, visto que lo he utilizado bastante para mezclar y trabajar con música. En el caso de los DT1770, no he tenido ocasión de trabajar con música así que no los he probado como herramienta, los he utilizado más para escuchar. Como he dicho en otras ocasiones, se puede utilizar prácticamente cualquier auriculares (dentro de ciertos límites) para producir música, siempre que los conozcas y sepas cómo se traducen a otros sistemas. No he tenido tiempo para eso, así que no entraré a evaluarlos como herramienta de estudio, simplemente dejaré mis impresiones como oyente.

Como he comentado, hay dos juego de almohadillas incluidas tanto con los DT1990 como los DT1770. En el caso de los DT1990, siempre he utilizado las almohadillas “analíticas” debido a que prefiero el sonido general con ellas. Con los DT1770, he probado brevemente tanto los de piel (imitación) como los de terciopelo y he optado por los de terciopelo, siendo estos los utilizados durante mi tiempo con los auriculares. Hay algunas diferencias de sonido entre los dos tipos de almohadillas pero, de nuevo, debido a la falta de tiempo y que la mayoría de mi tiempo de escucha ha sido mientras trabajaba, me he limitado a la versión de terciopelo.

La extensión de estos auriculares hacia los sub-graves es muy buena. Incluso la notas más graves se presentan y no me dan sensación de que falte nada de información allí abajo, en cuanto a cantidad. 

Lo mismo va por el resto de las frecuencias graves, hay bastante presencia y no son tímidos en cuanto a graves en ningún momento. Pero… encuentro los graves un poco sueltos y sin definir a veces. De hecho, los encuentro algo sueltos y no definidos la mayora parte del tiempo cuando escucho canciones con graves detallados. En comparación, noto que los DT1990 tienen mucha mejor definición y aunque no se extienden tanto hacia abajo, las frecuencias graves en general son más coherentes.

Los graves de los CS obviamente depende del interruptor de graves, pasando de reducidos a aumentados, pero incluso en la posición más “aumentada”, pasando a los DT1770 me daba la sensación de más presencia de graves. No creo que sea el caso de que los DT1770 tengan más graves, más bien unos graves que se notan más, parece que los graves “saltan hacia tí”. 

Una buena manera de explicar lo de “saltan hacia tí” sería verlos en conjunto con los medios graves y la transición hacia ellos. Hay lo que parece ser un bajón sobre los 200Hz que separa las frecuencias graves de los medios. Esto causa la sensación de que cualquier cosa por debajo de ese punto llega de un punto y cualquier cosa por encima de otro.

Mi experiencia principal en el mundo del audio ha sido trabajando con sistemas para directos, algunos para giras y otros en instalaciones fijas. Uno de los principales “trucos” para que un sistema suene como debe es la configuración de los crossovers, especialmente entre los subwoofers y drivers de los medios. Obviamente esto es muy importante en cualquier sistema de altavoces pero el hecho al que estoy intentando referirme es que, para que haya una respuesta equilibrada y transición suave entre los altavoces y subs, hay que colocar los subwoofers correctamente y hay que fijar el punto del crossover en una frecuencia que sea beneficioso para ambos drivers (subwoofer y medios), en un punto que está por debajo de la audición posicional y suficientemente estrecho para no dejar fuera ninguna frecuencia por el camino.

La razón por la que cuento esto es que los DT1770 me dejan con la impresión de que alguien ha comprado unos altavoces y un subwoofer y lo han conectado al azar sin intención alguna de fijar el punto de crossover. Es como si el subwoofer tuviera un LPF a los 180Hz y los drivers de medios un HPF a 220Hz. Obviamente este no es el caso, debido a que estos auriculares solo utilizan un driver y no hay crossover, pero ese hueco a los 200Hz me deja con esa sensación de que tenemos un subwoofer y uno altavoces que no juega bien juntos.

Después de ese hueco, hay una subida que evita que todo esto tenga un efecto negativo sobre las notas raíces de las voces masculinas pero sí que destroza la tonalidad de uno de mis instrumentos preferidos, el bajo!

Otro problema que encuentro es que cuando los medios comienzan a acercarse a las frecuencias altas, hay otro bajón sobre los 3kHz que resta mucha presencia de voces e instrumentos que necesitan esas frecuencias para darles vida. Si a este bajón le añadimos ese pico grande que se encuentra alrededor de los 80 o 100Hz, nos da un perfil bastante oscuro en general.

Por esto, los medios, aunque tienen buenos detalles, el perfil en genera resta de su presencia, dejándome con la sensación de que no solo prefiero los DT1990, si no que los CS también son más agradables para mis gustos. Mientras que los CS no tienen la velocidad y los detalles en los medios como los DT1770, debido a que el perfil en general es más neutral, aprecio los medios más.

Pasando a las frecuencias altas, están los típicos pico “Beyer”, sin embargo, estos no son tan molestos como en los DT1990, especialmente el infame pico de los 8.5kHz. Con los DT1990, cuando estoy puramente escuchando música, tengo una reducción bastante grande de ese pico con EQ (no lo reduzco cuando estoy mezclando, pero sobre eso podéis leer más en la review de los DT1990. En el caso de los DT1770, no veo la necesidad de reducir ese pico, es más, es bonito ver algo de luz en una habitación tan oscura.

Digo esto porque, en cuanto pasamos ese pico, los agudos empiezan a caer bastante rápidos, añadiendo aún más a ese perfil oscuro que tienen estos auriculares. Personalmente encuentro mucha más extensión en los DT1990, ofreciendo más aire y brillo, añadiendo una sensación de respiro que no encuentro en los DT1770. Incluso los CS parecen tener más extensión en la zona de los agudos, o al menos no tienen una caída tan pronunciada (que podría ser todo derivado de los problemas encontrados en la parte baja del espectro).

La anchura de escena es al menos decente, no espectacular pero respetable para unos auriculares cerrados. Hay algunas zonas en los laterales donde el lápiz de “Letter” parece atrancarse pero la colocación de imágenes en la mayor parte de la anchura está bastante bien.

En cuanto a detalle, velocidad y definición, creo que ya he hablado del problema. Siento que el driver es muy capaz pero que sufre enormemente con el afinado de estos auriculares. De hecho, creo que el DT1990 utiliza exactamente el mismo driver (puede que me equivoque, corregidme si es así) y es capaz de muy buenos detalles y velocidad.



Conclusión...

Como he dicho al principio, la persona que me ha prestado estos auriculares los utiliza para un estudio de radio, para monitorizar lo que está pasando y para tener conversaciones con invitados. Puedo entender que estos auriculares funcionan muy bien para esa situación, cuando casi todo se centra en los medios, eliminando los graves que parecen interferir con todo. Con solamente voces habladas, hay mucha claridad y todo es muy inteligible.

Sin embargo, cuando se utilizan estos para escuchar música, hay demasiadas cosas que interfieren con el simple disfrute del mismo. Lo encuentro difícil fijarme en los medios, debido a que los graves llama demasiado la atención y tampoco es muy bueno en lo que hace con ellos. Yo diría que las personas que disfrutan de muchos graves puede ser que disfruten de estos auriculares pero cualquiera que busca gastarse 400€ en unos auriculares debería esperar un mejor rendimiento, independientemente de la cantidad de graves que buscan. Sencillamente, los graves no son muy buenos.

Los agudos tampoco son un punto fuerte, de nuevo pecando de falta de detalles y definición, aunque creo que todo se debe al afinado general de los auriculares, no porque los drivers no sean capaces. Si estos fueran míos (que no lo son, ni pienso comprar unos), sería interesante intercambiar los drivers con el DT1990 y ver el resultado. Si son exactamente los mismos drivers, abriría la puerta a muchas modificaciones que podrían dar resultados sorprendentes.

No puedo llegar a una conclusión sobre utilizar estos auriculares en un estudio porque no he tenido ocasión de probarlos en esa situación, sin embargo, basado en el tiempo de escucha que he tenido, prefiero mezclar y masterizar con los DT1990. Si se fueran a utilizar solamente para monitorizar mientras se canta, para evitar sangrado hacia el micro, pues entonces ahorraría dinero y optaría por unos Custom Studio (o K371, o uno de los múltiples modelos que funcionan genial a un precio más económico).

En cuanto a escuchar música, desde luego que no cambiaría mis DT1990 por estos (aunque tenga que rebajar ese pico “Beyer”) y optaría por unos Hifiman Sundara o HD6-- para disfrutar más a mejor precio. De hecho, aunque los Custom Studio no son los auriculares más detallados y tienen puntos flojos, en cuanto a tonalidad y afinado, los prefiero por encima de los DT1770.

Pido disculpas a la persona que, muy amablemente, me ha enviado estos auriculares, pero mira el lado bueno, al menos no los utilizas para escuchar música ;)

SenyorC