Review - Moondrop SSP (Sub 50€)

Español | English

Review disponible en YouTube: Ep.40 Moondrop SSP

Primero, como siempre, debo decir que los Moondrop SSP me han sido enviados amablemente por Shenzen Audio. No me han solicitado nada a cambio ni tampoco recibo nada a cambio a excepción de los IEMs que no tengo que devolver. 

Como es de costumbre, seré lo más honesto posible pero estos auriculares no me han costado nada y eso es bueno tenerlo en cuenta.

Aunque no me lo han pedido, creo que es just que deje tanto el enlace a su web: https://shenzhenaudio.com/ como a los SSP en su web: https://shenzhenaudio.com/products/moondrop-ssp-super-spaceship-pulse-beryllium-plated-dome-diaphragm-dynamic-driver-in-ear-earphone

Ahora, la review.

Intro…

He tardado un tiempo en llegar a hacer esta review, visto que ofrecieron enviarme estos IEMs antes de su lanzamiento, en Octubre del año pasado. Me los enviaron en Noviembre pero el envío se perdió. Cuando me di cuenta ya era Diciembre y aunque me enviaron otros, cuando llegaron era Navidad y tenía un poco de jaleo. Pero, finalmente, aquí está.

Durante estos meses, he conseguido evitar leer reviews de los SSP pero he visto algunos comentarios por la web. Básicamente, he leído que son muy similares a los SSR (de los cuales publiqué la review aquí: Review - Moondrop SSR) solo con más graves. Se puede decir que la descripción es correcta, más o menos, pero no me enamoré de los SSR (aunque son decentes) y no soy alguien a quien le gusten los graves exagerados, así que no estaba muy seguro si me iban a gustar. Supongo que enseguida lo sabréis.

Los SSP, como los SSR, utilizan un driver recubierto de berilio con un anillo de suspensión y circuito magnético especial que fracasé a la hora de explicar en la review de los SSR y que tampoco voy a mejorar explicándolo ahora.



Presentación...

Aparte del color de la caja, y la chica animé que aparece en ella, podría simplemente copiar y pegar este trozo de la review de los SSR, visto que la presentación y los contenidos son idénticos.

En este caso, la caja en la que llega es purpura (en vez de blanco). En la parte trasera encontramos una imagen de los componentes del IEM y un gráfico mostrando la respuesta en frecuencias. Dentro se encuentran los IEMs en un recorte y una caja pequeña, en la parte inferior, que contiene los accesorios.

Los accesorios son un par de tamaños de puntas de silicona y una bolsa de transporte. El único otro contenido que encontramos en la caja es el manual de usuario, así que nada muy excitante.



Construcción y estética...

De nuevo, esto se podría copiar y pegar de la review anterior debido a que la construcción y la estética de los SSP son idénticos a los SSR. En este caso, los IEMs son azules (de nuevo en vez de blancos como eran los SSR que compré) y me alegro de que no sean blancos porque no podría diferenciar entre ellos.

Para los que no han leído la review de los SSR, hablaré de ello brevemente. Los IEMs son muy pequeños, ligeramente más grandes que algunos de los modelos que he reseñado de Hifiman. Son suficientemente pequeños como para acostarse de lado si un quiere, pero el cable por encima de la oreja impide que sean planos con la oreja, así que (en mi caso) no los recomiendo para dormir.

El acabado de la pintura en los SSP no parece tan “barato” como en los SSR (solo de muy cerca) pero podría ser debido al color en vez de una mejora en el acabado. La forma es algo que no he visto mucho de otras empresas, creo que en la review de los SSR dije que me recordaban a algo de Campfire Audio en vez de la mayoría de alternativas económicas. No me malinterpretéis, no digo que parezcan unos IEMs de CA, sólo que la forma me recuerda a algunos modelos CA.

También dije que la construcción y estética de los SSR era mediocre, estando muy lejos de parecer algo de alta calidad, y mientras que no ha cambiado nada en cuanto a construcción y forma, solo el acabado azul mate mejora mucho la estética en mi opinión. Siguen sin ser algo que se vayan a confundir con IEMs de alta gama pero no parecen tan “baratillos” como los otros (de nuevo, todo eso se debe solamente al cambio de color).



Sonido...

Ahora, aquí es donde si cambian las cosas, pero no tanto. Como he dicho, se ha dicho que estos son iguales a los SSR pero con más graves y la respuesta en frecuencia es muy parecida. Antes de que pase a hablar de los rango habituales, aquí dejo dos gráficos, el primero siendo los SSR y el segundo los SSP. Ambos gráficos son cortesía de In-Ear Fidelity (con el permiso de Crinacle).



Como se puede apreciar, los gráficos son muy similares excepto por el aumento en graves y una pequeña diferencia entre los 4 y 8kHz.

Igual que con los SSR, después de probar varias combinaciones, he optado por mis puntas habituales de espuma.

Como siempre, empezaré con los sub-graves y debo decir que la extensión y presencia es más notable que en los SSR. Sin embargo, no es tan exagerado como podría parecer en los gráficos. Hay menos caída y esto se nota en canciones como “No Mercy”, donde la intro tiene un retumbe que no es excesivo pero encaja bien con la canción mejor que los SSR.

En el resto de los graves, de nuevo hay un incremento muy notable en comparación con el otro modelo pero no se deben considerar como IEMs para “Bass Heads”. De hecho, como alguien que no es fan de los graves excesivos, encuentro los niveles muy adecuados. No parece haber menos velocidad ni definición de las notas graves en los SSP (en comparación con los SSR) pero son más vivos y los encuentro más divertidos. Me impresionaron los graves de los Tin T2+, que tiene graves de sobra cuando se necesitan pero solo cuando se necesitan. En el caso de los SSP, los graves están siempre presentes y no tiene tanto golpe como en los T2+ cuando se les aprietan, pero no es un nivel de graves que encuentre invasivo, al menos no hasta el punto de interferir con otras frecuencias (como es el caso en tantos otros IEMs con un perfil en V). En cuanto a cantidad, diría que están a un nivel parecido a los Starfield, aunque no tanto en cuanto a calidad.

La transición de los SSP desde los graves altos a los medios bajos, no es tan limpia como en la alternativa más cara de los Starfield, tampoco como los SSR que tienen menos graves, pero no encuentro que produzcan un sangrado que emborrone demasiado los medios bajos. La velocidad y definición están a una altura suficiente como para mantener la claridad de los instrumentos durante la transición y mientras que no aporta grandes niveles de detalle en estas regiones, si mantiene los bajos (y la parte baja de otros instrumentos) bien definidos, sin la sensación de que se mezclen entre ellos. No son unos IEMs que elegiría para enfocarme en líneas de bajo como los de “Diamonds on the Soles of her Shoes” de Paul Simon o “Jack of Speed” de Steely Dan, pero son divertidos.

Durante los medios está la típica caída encontrada en tantos IEMs, que si elimina un poco de la presencia de la parte baja de las voces cuando hay instrumentos graves que las rodean. Por ejemplo, encuentro que disfruto más de los instrumentos de “Smooth Operator” más que de la voz de “Sade”, pero, de nuevo, no es ofensivo, simplemente no es genial para esas voces.

Alcanzando la parte alta de los medios, hay una subida pronunciada hacia los 3kHz que hace un trabajo decente de recuperar algo de esa presencia que se pierde en la parte baja de las voces. Esto lo hace sin que sea “nasal” ni “brusco”, aunque sí he encontrado que los saxofones y otros instrumentos de la familia viento metal son un poco abrumadores a veces.

Cuando nos adentramos en las frecuencias altas, utilizando canciones de prueba como “Code Cool” de Patricia Barber, la sibilancia se mantiene bastante a raya pero no a la perfección. Hay partes de la canción que exhiben una pequeña cantidad de sibilancia pero no lo suficiente para que resulte incómodo. Sin embargo, si una canción está grabada con brusquedad y sibilancia, como “If I Was Your Vampire” de Marilyn Manson, entonces sí que lo muestra, no lo esconde para nada. De hecho, esa canción específica no suena muy bien en ningún auricular decente y los SSP no son una excepción, es una combinación de brusquedad y graves en su mayor parte.

Llegando a los agudos altos, la sensación de “aire” y “brillo” no es ni mejor ni peor que la mayoría de opciones (económicas) de un solo driver dinámico. Se beneficiaría de algo más de extensión pero no es para nada lo peor que he escuchado (está muy lejos de eso).

La velocidad y detalle de los SSP es decente aunque está un paso por detrás de los SSR en este apartado. Hacen un buen trabajo de separar instrumentos y notas mayormente pero cuando las cosas son concurridas, parecen mezclarse más entre ellos que en el otro modelo. El incremento de los graves sí que añade a esto. De hecho, diría que el control de los graves es la parte más impresionante de su velocidad.

En cuanto a anchura de escena y colocación de imágenes, aquí se perfila casi igual que en los SSR. No son unos IEMs muy anchos, pero la mayoría tampoco lo son, diría que están en la media. No noto grandes diferencias en la anchura comparado con el otro modelo y la colocación diría que es algo mejor en la versión más neutral.



Conclusión...

Creo que los SSP son unos IEMs enfocados al disfrute. No son los “más” de nada en particular pero tienen un sonido general y una presentación que encuentro divertido para los momentos en los que estoy escuchando música de fondo mientras hago otras tareas, como trabajar por ejemplo. Los he llevado a diario durante esta semana, durante periodos de 3 y 4 horas a la vez, y me ha causado que siga el ritmo de la música con el pie en muchas ocasiones.

No están hechos para enfocarse y diseccionar la música, son para disfrutar de la música. Los elegiría encantado para paseos, trabajar o hacer otras cosas en general que no son enfocarse en los detalles de la música. Encuentro los graves divertidos y el sonido en general bastante placentero. De hecho, creo que si se los dejara a mi mujer, no los vería de vuelta.

Si era amante de graves exagerados, busca otra cosa. Si quieres unos IEMs para la escucha crítica, busca otra cosa. Si buscas unos IEMs cómodos, ligeros y fáciles de escuchar por debajo de los 50€, creo que deberías probarlos.

Una última cosa que no he mencionado es la potencia. Me sorprendió ver que los SSP necesitan más potencia de lo normal para llegar a mis niveles de escucha habituales. Sigue siendo posible alimentarlos con DAPs como el Shanling M0 o M2X, al menos para llegar a mis niveles de escucha personales, pero encontré que mi teléfono estaba prácticamente a tope para llegar al nivel de volumen que buscaba (y mi teléfono suena horrible a un nivel tan alto, aunque tampoco suena mucho mejor a niveles más bajos). Así que, diría que se necesita algo un poco más potente que un teléfono normal para alimentarlos. Para hacernos una idea, para llegar a mis niveles habituales (que no son altos), estaba casi al 50% en el Atom. Es cierto que eso es de baja ganancia pero sigue siendo más de lo habitual en mi caso cuando escucho IEMs.

Así que, para concluir la conclusión, creo que son unos IEMs de los que se puede disfrutar y que merece la pena echarles un vistazo si crees que encajan con lo que buscas.

SenyorC