Review - Sennheiser HD6XX

(if you prefer to view this review in English, click here)


Esta review también está disponible en YouTube: Ep.41 - Sennheiser HD6XX


Preámbulo… 

Los Sennheiser HD6XX fueron unos de los primeros auriculares en formar parte de mi colección y no he hecho una reseña de ellos hasta ahora. Ahora pasaré a explicar porque no he publicado mis impresiones en solo un momento, pero primero, mayormente para los que están leyendo esto en Europa, déjame explicar que son los HD6XX.

Resumiendo, los Sennheiser HD6XX son iguales a los HD650, unos auriculares que se han convertido en algo legendario por sus propios méritos. Fueron introducidos hace casi 20 años y son probablemente unos de los auriculares más reseñados jamás, junto con los HD600, otros auriculares legendarios que parecen idénticos a simple vista.

Los HD6XX fueron lanzados por Massdrop (luego renombrado como Drop) en 2016 y rápidamente se convirtieron en un gran acierto para la empresa. Para los que nunca han oído hablar de Drop, es una empresa americana que empezó siendo intermediaria entre muchos compradores individuales y negociando precios de “compras grupales” con los fabricantes. Luego pasaron a lanzar modelos exclusivos Massdrop, como los HD6XX y muchos más desde entonces.

Mientras que (Mass)Drop tuvo una base Europea durante un tiempo, esta finalmente se cerró y, por lo que sé, el único modo de comprar en Europa es desde Estados Unidos, con los gastos de envío e importación que conlleva. En el caso de los HD6XX, se venden actualmente en Drop por $220 pero una vez que sumamos envío, importación e impuestos, el precio se eleva a casi el de los HD650 normales en venta en Europa, lo cual tendría más sentido por temas de garantía. Cualquier trámite de garantía con Drop significa enviar el producto de vuelta a EEUU.

Así que, si este producto (los HD6XX) es difícil de comprar en Europa y también tiene cientos (por no decir miles) de reseñas, por qué he decidido reseñarlos ahora? Pues debido a que los HD650/HD6XX son unos auriculares tan comunes y son muy habituales como primer paso hacia auriculares de alta gama para tantos, son un muy buen punto de referencia para hacerse una idea de los gustos de los reviewers y cómo interpretan lo que escuchan. Por este motivo, creo que son una buena referencia para incluir en mis reviews.



Intro...

He dicho que habían motivos por los que no he publicado una review de estos auriculares (hasta ahora) y la verdad es que los Sennheiser HD6XX/HD6XX (a los que ahora llamaré HD6XX a secas) son unos auriculares que dependen mucho del sistema al que están conectados.

Un poco de investigación sobre los HD6XX mostrará muchos resultados sobre la “escalabilidad” de estos auriculares, algo que se menciona una y otra vez. De todos los auriculares (e IEMs) que he probado, estos son de lejos los que más cambios muestran al cambiar entre amplificadores. En cada uno de los amplificadores que tengo actualmente (Atom, Heresy, MCTH, L30, P20 y algunos más), junto con algunos más que he probado, estos auriculares suenan distinto en cada uno de ellos. No me malinterpretéis, siempre suenan a HD6XX, pero distintos amplificadores revelan diferentes detalles de los auriculares. Lo mismo se puede decir de válvulas en mi amplificadores híbridos, mientras que otros auriculares reaccionan ligeramente diferentes con distintas válvulas, las diferencias son más notables (para bien o para mal) con los HD6XX.

Otra razón por la que he evitado reseñar estos auriculares es que son también los auriculares que más dependen de mi estado de ánimo. Hay días en los que puedo pasar horas escuchando los HD6XX, disfrutando de cada minuto, y otros en los que después de 2 o 3 canciones me he cansado, sin importar el amplificador o la música elegida. He dicho en muchas ocasiones que no soy amante de los perfiles de sonido demasiado cálidos y los HD6XX tienen un perfil cálido, pero llegaré al sonido en solo un momento.



Presentación…

En el caso de los HD6XX, la versión Drop, son presentados en una caja bastante grande que se abre para mostrar los auriculares en un recorte de esponja, con un cable largo (de más) en otro recorte en la parte inferior.

Eso es todo, no hay nada más que añadir, esta parte de la review es bastante corta.

Construcción y estética…

Como siempre, la estética es algo muy personal. En mi opinión, los HD6XX se ven (y se sienten al tacto) baratos. Copas y diadema de plástico azul oscuro, con unas rejillas muy abiertas y sencillas, con almohadillas de terciopelo. A otros les puede gustar su estética pero yo no soy fan.

En cuanto a calidad de construcción, como acabo de comentar, están hechos de lo que parece ser un plástico muy barato, con una rejilla sencilla que me recuerda a las de los altavoces de coche en los años 80. Las únicas partes metálicas son las rejillas y la extensión de la diadema, que es simplemente una tira de metal fina y sencilla.

Basado en todo esto, uno esperaría que se desmonten en cualquier momento pero hay personas que llevan utilizando estos auriculares desde hace casi 20 años (algunos más en el caso de los HD600 que comparten construcción) y no han tenido problemas. También están fabricados de modo que se pueden desmontar totalmente y reemplazar cualquier pieza que se pueda romper, sin la necesidad de herramientas.

Así que, aunque mi opinión sería que la construcción es barata, parece ser que aguantan los abusos del tiempo!



Sonido…

Las cualidades de los HD6XX cambian dependiendo del sistema al que se conectan. No estoy diciendo que hay cambios como la noche al día, que un día son cañones de graves y al siguiente son neutrales y detallados, el perfil de los auriculares se mantiene, es la manera en la que se presenta ese perfil que cambia.

Mientras que utilizo estos auriculares en múltiples sistemas, dependiendo de lo que me apetece, las impresiones que voy a dejar a continuación son con el JDS Labs Atom, un amplificador bastante común, barato y neutral. Mi sistemas preferido para los HD6XX sería con uno de mis amplificadores híbridos (que quizás comente un poco más al final) pero estoy eligiendo el Atom porque es más común y más neutral. Recordad que mi intención es que se pueda formar una opinión sobre mis gustos y como encuentro los HD6XX, no para formar una opinión sobre los HD6XX, para eso hay más reseñas disponibles de las que pueda contar.  

Los subgraves de los HD6XX no son extendidos para nada, de hecho, por debajo de los 100Hz, los graves caen con bastante rapidez. Desde luego que yo no elegiría estos auriculares para escuchar EDM, ni cualquier otra música que dependa de un retumbe en los subgraves. A una canción que suelo mencionar en cuanto a subgraves, “No Mercy” de Gustavo Santaolalla, prácticamente le falta la mitad de información durante toda la canción.

Como acabo de decir, los graves caen por debajo de los 100Hz, lo que significa que los graves son bastante reducidos en general. Sin embargo, esto no significa que los graves que sí existen no suenen bien. La verdad es que los graves están muy bien controlados y los bajos pueden sonar genial en los HD6XX, debido a que lo que más nos enfocamos con los bajos son la primera armónica que empieza (en el caso de un bajo de cuatro cuerdas con una afinación normal) a los 82Hz y se eleva desde allí. Cuando llegamos a la primera armónica de G (sol), que es la cuarta nota más baja de un bajo de cuatro cuerdas (de nuevo, afinado normal), ya estamos en los 98Hz y los graves ya están en el nivel que deben estar. Esto significa que, aun teniendo unos graves más ausentes, sigue siendo capaz de producirlos muy agradablemente. La canción “No Sanctuary Here” de Marain Herzog & Chris Jones, presenta unos niveles de graves que no son para nada pocos para dicha canción.

Las frecuencias a las que los graves altos se transicionan a los medios bajos es una de las zonas más presentes de la respuesta en frecuencias, resultando en un sonido muy cálido pero consiguiendo no resultar borroso ni dar la impresión de sangrado. Debido a que las notas más graves están a un nivel más bajo, esto le quita trabajo a los drivers, permitiéndoles rendir mucho mejor en la parte alta de los graves y medios bajos.

De hecho, los medios de los HD6XX son su verdadera potencia. Soy un gran fan de canciones sencillas basadas en instrumentos acústicos, como guitarras y bajos, con voces que son suaves y relajadas. Los HD6XX son un candidato perfecto para este tipo de música, especialmente las voces. Cuando tengo ganas del sonido HD6XX, y la música fluye, encuentro las voces íntimas e impresionantes. Podría listar un sin fin de canciones que tienen voces que son casi perfectas en estos auriculares pero para poner un ejemplo de mi lista de prueba, canciones como “Back It Up” de Caro Emerald suenan genial. Realmente podría compilar una lista de cientos de canciones solo para escucharlas en los HD6XX.

En las zonas altas no hay mucho brillo ni aire, estos son unos auriculares cálidos que pueden sonar de lujo pero no darán la sensación de brillantes. La sibilancia no es un problema, ni tampoco hay zonas que suenen bruscas para nada. Normalmente diría que quisiera algo más en la parte superior, más brillo, más aire, más respiración, pero realmente no es de lo que tratan los HD6XX.

En cuanto a anchura de escena, son unos auriculares muy íntimos. Es algo de lo que me quejaría normalmente pero, de nuevo, no son los que creo que estos auriculares se enfocan en darte. Todo parece más cercano, más personal. En comparación con algo como los Ananda, que podría ser una gran sala, estos tratan de sentarse delante de alguien con una guitarra que solo te canta a tí. La colocación de imágenes tampoco es genial. Las cosas se encuentran a la izquierda, en el centro o a la derecha (pero nunca muy alejados). No son unos auriculares que elegiría para barridos o grabaciones binaurales, simplemente te sientan delante del artista.

Los detalles son decentes pero no son monstruos del detalle, sin embargo, nunca te dejan con la sensación de que falta algo. Utilizando el mismo término otra vez, es como sentarte delante de la persona en una habitación y fundirte con la música, no buscar los pequeños detalles. Hay muchas veces en las que me transportan a mi juventud cuando nos sentamos en coro, con un par de guitarras y un cajón y simplemente creamos música como saliese.



Diferencias entre fuentes...

Como he dicho, estos auriculares muestran diferencias cuando se cambia de un sistema a otro. Mientras que sientas que estás recibiendo un buen trato al escucharlos, los pasas a otra fuente y las cosas cambian. Mejoran conforme mejora la fuente pero nunca parecen ser malos, siempre que la fuente pueda alimentarlos bien.

Mayormente los utilizo con el Loxjie P20 (con válvulas triple mica Reflector OTK 6N3P-E) y con el (Mass)Drop Cavalli Tube Hybrid. Disfruto de ambos amplificadores pero ambos los presentan de un modo diferente. Con las válvulas actuales del P20, encuentro que los graves y los medios bajos se enfocan más, mientras que el CTH pasa el enfoque a los medios altos.

También, en el caso del P20, cambiar las válvulas cambia el enfoque del sonido. El sonido en general nunca cambia realmente, solamente te llama la atención a una parte diferente de él. Las válvulas actuales son mis favoritas hasta ahora y reservaría encantado el P20 en su estado actual sólo para su uso con los HD6XX. Sin embargo, no reservaría los HD6XX solo para su uso con el P20 debido a que encuentro los cambios obtenidos con diferentes sistemas parte de lo que mantiene la pasión viva por los HD6XX.



Conclusión…

Todo lo que acabo de decir debería dar la impresión de que los HD6XX son unos auriculares geniales, y lo son, pero como dije al principio, son los que más dependen de mi estado de ánimo.

Voy a intentar ponerlo en contexto. Como había decidido publicar esta review esta semana, he pasado (casi) toda la semana intentando utilizar solamente los HD6XX para mis escuchas, algo que suelo hacer cuando pienso reseñar un producto. El Lunes, los conecté al P20 de mi escritorio y empecé a escuchar algunas canciones que suelo disfrutar mucho con ellos. Pasados tan solo unos 30 minutos, ya sentía que no los quería escuchar más. Todo sonaba aburrido y no estaba disfrutando de la música. Cambiando al Atom, no mejoró.

Como realmente necesito ser productivo durante el día, el sentimiento de no disfrutar de la música no me ayuda, así que me los quité y pasé a escuchar los Starfield (que suelo tener siempre a mano), esto causó que dejara de enfocarme en la música y poder enfocarme en las tareas que tenía entre manos. Esa misma tarde, de nuevo le dí una oportunidad a los HD6XX, con más o menos el mismo resultado. El Martes, de nuevo empecé con los HD6XX y el P20 y todo sonaba genial. Eran suaves, las voces eran geniales, simplemente eran una delicia de escuchar todo el día.

No voy a empezar a listar cada día pero básicamente, dependiendo de mi estado de ánimo durante toda esta semana,  han habido ocasiones en las que me encantaban los HD6XX y otras en las que no podía disfrutar de ellos. La única diferencia entre estos momentos era mi estado mental, todo lo demás era idéntico (fuente, música, niveles de volumen etc.). Esto es algo que me sucede a menudo, hay veces en las que quiero disfrutar de ellos pero resulta imposible y otras en las que todo suena genial.

Realmente son los únicos auriculares que son tan extremos en este aspecto. Por ejemplo, los Hifiman Ananda, que son unos auriculares impresionantes en mi opinión (puedes leer la review aquí: Review - Hifiman Ananda), a veces no son el “sabor” que quiero en ciertos momentos, pero no siento la necesidad de dejar de escucharlos, simplemente no los disfruto tanto como en otras ocasiones. Lo mismo sucede con los DT1990, siempre me suenan igual, para bien o para mal, y los puedo escuchar sin problemas aunque no sean mi elección preferida en ese momento. Otro ejemplo serían los Koss PortaPro, unos auriculares que encuentro que tienen un perfil similar a los HD6XX (nota que he dicho “similar” no idéntico). Puedo utilizar los PortaPro durante horas cada día aunque tengo otros auriculares que prefiero mucho más (como  los KSC75). Por alguna razón, encuentro los HD6XX polarizantes para mi cerebro, hay días cuando los vendería al primero que pase para solo amarlos de nuevo poco después.

Sé que todo esto suena a locura, y lo es, pero una de las partes más importantes del disfrutar de la música (para mi) es mi estado mental en ese momento. Hay veces en las que quiero escuchar todos los pequeños detalles, otras veces quiero más graves y en ocasiones solo quiere relajarme, rodeado de suavidad.

Mientras que esta review se suponía que iba a ser mi punto de vista de los HD6XX en cuanto a mi interpretación de su sonido para que otros puedan referenciar mis preferencias, parece haberse convertido en algo más adecuado para un psicólogo que a unos amantes de la música. Eso es probablemente mi mayor problema, me siento y empiezo a hablar (o escribir) y simplemente va donde va.

Así que, como resumen, los HD6XX son unos auriculares muy capaces que se enfocan mayormente en los medios, dando énfasis a las voces y presentándolas de manera suave y relajada. También son unos auriculares que reaccionan diferentes con cada sistema al que se conectan.

Supongo que este último párrafo hubiera sido suficiente como review, pero dónde está la diversión en eso?

SenyorC