Review - Koss KEB90 (Utility Series)

 Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.100 - Koss KEB90

Recientemente reseñé los Koss KPH40, de la nueva serie Utility de Koss, y mencioné que también me habían enviado el KEB90, un conjunto de IEMs de la misma serie que también utilizan, o pueden utilizar, el cable Utility.

Lo mismo que dije en esa review también se aplica a esta, mientras que Koss no ha pedido nada en absoluto, ni siquiera que publique enlaces, es bueno tener en cuenta que no me ha costado nada probar estos IEMs.

Puedes encontrar más información sobre los KEB90 en el sitio oficial de Koss aquí: https://koss.com/collections/utility-series


Intro…

Si no has leído mi reseña de los KPH40, puede encontrarla aquí: Koss KPH40 Utility Series. Si bien estos son obviamente auriculares completamente diferentes, en la review de los KPH40 entré en algunos detalles sobre la serie y más específicamente el cable Utility en la sección "Funcionalidad".

Aunque volveré a mencionar el cable Utility en esta reseña, no entraré en detalles ni incluiré una sección de "Funcionalidad" en esta review, por lo que, si estás contemplando el cable Utility, consulta mis comentarios anteriores.

Como breve resumen, Koss lanzó recientemente la serie Utility, que incluye dos juegos de auriculares (los KPH40 que reseñé y los PortaPro) junto con un juego de IEMs en los que me enfocaré hoy. Una de las principales cosas que destaca de esta nueva serie es el uso de un cable desmontable, lo que le permite quitar el cable TRS de 3,5 mm incluido y cambiarlo por el cable Utility, que incluye un DAC/Amp y controles en el cable, terminado en USB-C o Lightning, lo que significa que se puede conectar directamente a un teléfono, tablet, PC, etc.

Aunque, en el momento de crear esta review, los KEB90 aún no están disponibles en Europa (de hecho, toda la serie Utility estará disponible próximamente en Europa), Koss me informó que estos IEMs tendrán un precio de venta de 89,99€ y el Utility Cable, que se vende por separado, costará 49,99€.

Cuando reseñé los KPH40, dije que se enfrentan a una competencia dura dentro de su propia marca porque, seamos sinceros, realmente no hay nada como ellos. Los KPH40, KSC75, PortaPro y KPH30i son 4 modelos que siento que compiten entre sí, todos dignos de consideración y el "mejor" depende solo de los gustos subjetivos del oyente.

En el caso de los KEB90, tienen mucha más competencia. Hay tantos IEMs por menos de 100€ en el mercado, algunos de los cuales son extremadamente buenos, que sería imposible nombrarlos a todos. Esto significa que Koss necesita hacer algo especial para estar en la carrera, y aunque Koss es una marca muy conocida, eso no es suficiente para destacar en este mundo IEMs que parece tener varios conjuntos nuevos lanzados todos los días.

Entonces, basta de charla y pasemos al tema real, cómo se comprtan los Koss KEB90?


Presentación…

Como ocurre con la mayoría de sus modelos, Koss apuesta por un empaquetado muy sencillo y básico. Llegan en una funda de cartón simple y blanca que muestra los KEB90 en la portada con información y detalles básicos en los costados y en la parte posterior, de la cual se desliza una caja negra de cartón.

Dentro de la caja recibimos los IEMs y el cable estándar de 3,5mm en su propia caja más pequeña, unos juegos de puntas de silicona de diferentes tamaños y dos juegos de puntas de espuma, con una bolsa de la marca Koss para transportarlos.

Las puntas me parecen bastante agradables y son los que he estado usando a lo largo de esta review. Un pequeño toque agradable es que los núcleos de las puntas están coloreados, azul para la izquierda y rojo para la derecha (aunque seguirán funcionando al revés 😉), lo que hace que los lados se identifiquen al instante al cogerlos.

La bolsa de almacenamiento/transporte es bastante simple pero funciona y parece ser bastante duradera. No es del todo una funda pero no voy a mencionar algunas otras marcas que no incluyen nada incluso a 20 veces el precio de estos.

Mi opinión sobre el empaquetado y la presentación de Koss es que me gusta el hecho de que solo suelen utilizar cartón, empaquetados de una manera que los mantiene seguros para el envío y luego se pueden reciclar por completo una vez abiertos. Sin embargo, en el caso de los KEB90, hay un inserto grande de plástico que, aunque sigue siendo sencillo, significa que no puedo aplaudir el uso de solo cartón como lo suelo hacer.


Construcción y estética…

La forma de los IEMs es un poco diferente de lo habitual, como la mayoría de las cosas de Koss. La carcasa de metal es como una versión más grande de los Tanya, con una apertura en la parte posterior que parece un respiradero, aunque cubrir el respiradero no parece cambiar drásticamente el sonido, lo que me lleva a creer que es principalmente estético, tal vez con un pequeño respiradero en el interior.

Las boquillas están desplazadas y apuntan hacia adelante, lo que significa que son bastante cómodas una vez insertadas. Sigo manteniendo que el cable plano es el mejor cable que he probado de Koss, aunque lo prefiero en los KPH40 que en los KEB90. En los IEMs puede ser un poco microfónico cuando muevo la cabeza.

La calidad de construcción parece ser buena y en realidad me inspira mucha más confianza que otros modelos de Koss, pero como dije en otras reseñas, nunca he tenido un problema con Koss, por lo tanto, no espero tener ningún problema en cuanto a construcción.

La estética, sin ser nada extraordinario, sí tiene un poco de aspecto de "utilidad", que en realidad me gusta. No van a ganar ningún premio por belleza pero no son feos.


Sonido…

Al igual que con todas mis reseñas, las canciones mencionadas son enlaces en los que se puede hacer clic y te permitirán escuchar la pista mencionada en tu servicio de streaming preferido.

He probado los KEB90 con mis configuraciones habituales pero, para ser honesto, encuentro que el cable Utility funciona muy bien con ellos y eso es lo que he usado para la mayoría de mis pruebas de escucha. Como mencioné también en la review de los KPH40, no puedo detectar ninguna diferencia entre el Apple Dongle y el Utility Cable, lo que veo como algo positivo porque Apple Dongle es en realidad un dispositivo bastante bueno (especialmente si tenemos en cuenta el precio). El sonido con el cable Utility es igual de bueno y tiene los beneficios adicionales de control de volumen, reproducción/pausa y micrófono.

Comenzando desde la parte inferior del rango de frecuencia, estos IEM tienen muchos subgraves. De hecho, tienen una gran cantidad de subgraves, medios graves y medios bajos. Creo que los KEB90 son en realidad los IEMs con más presencia de bajas frecuencia que he escuchado. La firma general tiene una forma de "V" y debo decir que las frecuencias más altas se potencian de una manera que realmente hace que estos IEM sean escuchables, pero llegaré a las frecuencias más altas en un momento.

Solo para poner esto en perspectiva, aquí hay un gráfico que muestra los KEB90, los CCA CRA (que encontré que tiene una gran presencia de subgraves/bajos) y mi curva de preferencia:


Como se puede ver, el extremo inferior está casi fuera del mapa, siendo casi 15dB por encima de mi preferencia personal y 10dB por encima del CRA.

Obviamente, esto da como resultado un perfil de sonido con muchos más graves de lo que personalmente me gusta, pero debo decir que no lo odio. No es algo que elegiría escuchar todo el tiempo, pero proporciona un perfil de sonido que puede ser muy emocionante.

Hay suficientes graves para cualquier persona, sin importar que nivel de “Bass Head” sea. Esto puede volverse abrumador en algunas pistas que ya están potenciadas en las frecuencias bajas, como "Bury a Friend" de Billie Eilish, aunque su voz no desaparece tanto como esperaba con el enorme muro de graves.

La prueba “Chameleon” es básicamente un masaje retumbante en los tímpanos, con una gran cantidad de graves, aunque los rangos más altos aún logran abrirse paso de alguna manera.

Como todo el extremo inferior está elevado, hasta casi 1 kHz, realmente no tiene mucho sentido intentar dividir los rangos de frecuencia en la parte baja, así que pasemos directamente a los medios más altos y su transición a los agudos más bajos.

Como habrás notado en el gráfico anterior, la afinación es bastante similar a la de la CRA, llegando a un pico alrededor de 5kHz, que es un poco más alto (en frecuencia) que en los CRA pero también unos 5dB más.

Habría esperado que esto hiciera que el sonido fuera muy brusco y en realidad no es el caso. Las voces parecen un poco hundidas, como es de esperar con un perfil de sonido de este tipo, pero no están tan ausentes como me hubiera imaginado. Ese pico en realidad equilibra bastante bien la firma del sonido, aunque sigue siendo claramente un perfil en forma de V.

Beth en "Don’t You Worry Child" no es tan brusca como en muchos otros escenarios con menos elevación en estas zonas, y aunque no está tan presente como suele estar, no se pierde demasiado en el mezcla.

Hay momentos, como el bajón en "Shot Me Down" de David Guetta, donde los rangos superiores suenan un poco bruscos de más, debido a que esas partes de la canción no tienen el muro de graves para suavizar las cosas, pero es realmente limitado a ese tipo de ocasiones. Piensa en ello como cuando un DJ aumenta los agudos y reduce los graves, puede sonar muy incorrecto, pero tan pronto como los graves regresan, se equilibra.

La extensión no es muy buena, hay algunos agudos, pero se centran mucho más en los agudos más bajos (y los medios más altos) que en los rangos de agudos más altos que se reducen con bastante rapidez cuando llegamos a las regiones de "Aire".

Diré que el escenario sonoro es bastante decente, de nuevo, mucho mejor de lo que esperaba de este tipo de presentación. Al escuchar “La Luna (binaural)” de Ottmar Liebert y Luna Negra, parece haber mucho espacio para que los instrumentos se extiendan a tu alrededor.

El detalle no es el punto fuerte de los KEB90, pero no suenan borrosos, lo que normalmente sería el caso con esta cantidad de graves, y en realidad separa las cosas bastante bien, todo considerado. Los graves también parecen mantenerse limpios y bastante precisos, algo que es todo un logro con esta cantidad.


Conclusión…

Lamento decir que el perfil de sonido de los KEB90 no es para mí, pero eso no significa que no haya podido disfrutar escuchándolos. No los elegiría para escuchar la mayoría de mi selección de música habitual, pero cuando tengo ganas de "esos graves", son divertidos de escuchar.

El problema en este caso, creo, es el precio. Por 90€ hay muchos IEMs buenos, como los Titan S o los Aria. Es cierto que los KEB90 apuntan a un público completamente diferente con su afinación, y en realidad puedo ver que muchos consumidores generales puedan escucharlos y encontrarlos geniales, ya que los graves ciertamente no son lo que esperas. En el ámbito de cosas como JBL de grado consumidor, Skullcandy y las otras marcas principales que se encuentran en las tiendas de electrónica, creo que los KEB90 pueden fácilmente competir por su dinero.

Sin embargo, volviendo al lado audiófilo de los IEMs, creo que hay mejores opciones por menos dinero. Es decir, los CCA CRA cuestan menos de 20€ y hacen cosas parecidas de forma más equilibrada. Probablemente no soy la persona más idónea para valorarlos, ya que no soy de grandes cantidades de graves (excepto en ocasiones en las que estoy de humor), pero personalmente no me precipitaría a comprarlos.

La otra cara de la moneda es que están muy bien construidos y tienes la opción de usar el cable Utility con ellos.

De hecho, realmente siento que "Utilidad" es una buena manera de describir los KEB90, son un conjunto robusto de IEMs que brindan una tonelada de graves que impresionarán a la mayoría de los consumidores en general, incluso en condiciones ruidosas. Son lo suficientemente pequeños para mantenerlos siempre en un bolsillo y creo que tienen un mercado en el que serán bien recibidos, simplemente no soy ese mercado.