Review - Hifiman HE1000se

 Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.51 - Hifiman HE1000se

Como mencioné en mi review de los Arya, no hace mucho, Hifiman han sido muy amables en prestarme tanto los Arya como los HE1000se para probarlos y publicar estas reviews, por lo cual estoy extremadamente agradecido. Como siempre, intentaré que mis opiniones sean tan imparciales y sinceras como sea posible pero siempre es bueno considerar que no me ha costado nada poder probar estos auriculares.

Hoy voy a reseñar los HE1000se y, cómo fue el caso con los Arya, voy a utilizar los Hifiman Ananda como mi referencia para algunas comparaciones a lo largo de la review (puedes ver mi review completa de los Ananda aquí: Review - Hifiman Ananda y de los Arya aquí: Review - Hifiman Arya).

Cuando haya terminado esta review, me gustaría hacer un breve resumen entre los tres modelos para hacer comparaciones directas entre ellos pero hoy me voy a enfocar en los HE1000se.


Intro…

Los Hifiman HE1000se son unos auriculares que se colocan fácilmente en las altas gamas de Hifiman. Con un precio que ronda los 3500€, en el momento de publicar esta review, y es fácil ver que estamos hablando de algo especial.

Mi intención era publicar esta review justo la semana después de la review de los Arya, sin embargo, he encontrado que estos auriculares merecen fácilmente más tiempo que una simple semana para poder llegar a conclusiones, al menos esa es mi excusa para tenerlos aquí más tiempo. 

Mayormente he estado alimentando los HE1000se con el Schiit Asgard 3, pero también he pasado bastante tiempo de escucha con el JDS Labs Atom. Obviamente, el hecho de alimentar unos auriculares de 3500€ con un amplificador de 100€ es algo extraño, sin embargo, el Atom es un amplificador que conozco muy bien y que rinde bastante bien con estos auriculares, algo que explicaré con más detalle en breve.


Presentación...

Los Hifiman HE1000se se presentan en una caja que pasa de lejos esa caja lujosa de cuero en la que llegaban los Ananda. En este caso, la caja de nuevo está recubierta de piel pero esta vez en un color marrón con una placa metálica (aluminio?) en la tapa superior que muestra la marca y modelo grabados. La caja también es bastante pesada, lo cual no es el caso con los auriculares en sí.

Dentro de la caja encontramos los auriculares en el hueco recubierto de seda, como es habitual, con un manual muy bonito, bueno, es más bien un libro sobre Hifiman y los HE1000se. Hay un compartimiento separado, como también es de costumbre, que contiene los accesorios. En cuanto a accesorios, hay tres cables, uno bastante largo, terminado en un conector TRS de 6.35mm, y otro más corto que termina en un TRS 3.5mm y el último, también largo, termina en un XLR de 4 pins para poder utilizar los auriculares en un sistema balanceado.

Por desgracia, los cables son del mismo estilo que los incluidos con los Ananda, están recubiertos de un tipo de tubo de silicona que me recuerda a transfusiones de sangre. Los cables funcionan perfectamente y no tengo problemas con ellos, pero están muy lejos de ser algo que consideraría como un cable de alta gama para ser incluido con unos auriculares de esta categoría (es más, creo que dije lo mismo sobre incluirlos con los Ananda y esos cuestan menos del 30% de estos).

En general, la presentación es muy buena y no tengo quejas por mi parte. Quizás la caja es un poco grande para tenerla a mano para guardar los auriculares (todos mi auriculares habitan en sus cajas/fundas cuando no están en uso) pero ciertamente da la sensación de que estás recibiendo algo especial.


Construcción y estética...

Mencioné en mi review de los Ananda que eran unos de mis auriculares favoritos en Hifiman en cuanto a estética, solo por detrás de los Susvara, sin embargo, los HE1000se son muy similares a los Susvara, lo cual significa que son unos auriculares preciosos que, en mi opinión, tienen un acabado de alta gama que los coloca por encima de los Ananda en cuanto a estética.

La construcción de los auriculares utiliza el mismos sistema de diadema y correa de confort que los Arya, aunque con un acabado diferente, y los hace extremadamente cómodos. Hay ajuste de altura de la correa de confort, con angulación y ajuste en las copas, haciendo que se moldean perfectamente a mi cara.

También son muy ligeros, haciendo que me olvide de que los llevo puestos, no tengo quejas en absoluto sobre el confort o el diseño de los HE1000se, son de lejos mi auriculares preferidos para llevar (y para mirar) entre los que he tenido el placer de probar.


Sonido...

Ahora, dónde empiezo? Volviendo un momento a los Ananda, dije que eran unos auriculares que cumplían con todo lo que necesito en unos auriculares y que cualquier cosa por encima sería más cuestión de preferencias que falta de mejoras. Sigo manteniendo que los Ananda son unos auriculares que me aportan todo lo que necesito pero no hay duda de que los HE1000se ofrecen un enfoque a música que no ha sido aportado por otros auriculares hasta ahora.

Primero tengo que decir que los HE1000se son unos auriculares muy fáciles de alimentar. Me sorprendió, después de utilizar los Ananda (y los Arya), lo fáciles que son estos auriculares de mover. Mirando las especificaciones, los HE1000se tienen una impedancia de 35 ohmios y una sensibilidad de 96dB, que, en comparación con los 25Ω y 103dB de los Ananda, debería hacerlos más difíciles de alimentar. Por alguna razón, encuentro que los HE1000se responde mejor con menos potencia que los Ananda. Mientras que necesitan un poco más de potencia para alcanzar los mismo niveles de volumen que los Ananda, los HE1000se parecen cobrar vida antes.

Como he mencionado arriba, he estado utilizando mayormente el Asgard 3 pero también he estado utilizando el Atom y estos auriculares son gloriosos con ambas opciones. En el Asgard, estoy sobre las 11 en baja ganancia o 8:30 en alta ganancia. También me sorprendió comprobar que los HE1000se se mueven felizmente con mi teléfono (no mi teléfono actual, si no un teléfono anterior que utilizo como DAP en ocasiones). No estoy sugiriendo este emparejamiento, y el sonido no es tan bueno como con un sistema de sobremesa, pero alcanzan niveles de sobra (para mi gusto) y la calidad sigue siendo genial. También encontré que emparejaban genial con el iFi Audio Diablo, lo opuesto a un teléfono móvil con más potencia que la mayoría de soluciones sobremesa, dando un sonido genial en un sistema portátil.

Mis primeras impresiones de los HE1000se fueron que sonaban genial y mis conclusiones no han cambiado mucho desde entonces. Es más, estoy más encantado con estos auriculares cuanto más los utilizo. El sonido general es claro y detallado pero con una suavidad muy placentera. Estoy intentando no compararlos muy a fondo con los Arya ahora mismo, aunque algunas comparaciones son inevitables, sin embargo, sólo quiero apuntar que cuando digo “detallado y suave”, no es en el mismo modo que los Arya.

En comparación con los Ananda, que son detallados y te lo hacen saber, los HE1000se se presentan de un modo igual de limpio y presentes en detalles, pero lo hace con un toque mucho más refinado. Como creo que mencioné en la review de los Ananda, me recuerdan mucho a los altavoces Meyer Sound, muy neutrales, limpios y con detalles increíbles. Describiría a los HE1000se más como unos altavoces Hi-Fi de alta gama, aunque no soy alguien con mucho experiencia con altavoces Hi-Fi (más bien sonido en directo), dentro de una habitación muy bien tratada acústicamente.

Pero bueno, ya vale de romanticismos, vamos con los pasos habituales.

Subgraves

Los HE1000se son otros auriculares planar magnéticos que alcanzan rangos por debajo del alcance de nuestros oídos, trazando una línea recta que sobrepasa nuestro rango de audición. El control de las frecuencias más graves no es nada menos que excelente, sin importar la música que se esté reproduciendo. Pasando de algo como “No Sanctuary Here” de Marian Herzog y Chris Jones, a “Bury A Friend” de Billie Eilish, para después pasar a “Yello” de The Expert, tenemos tres tipos de subgraves totalmente diferentes y los HE1000se los controla todos.

Graves

Para la frecuencias generales de graves, son igual de capaces, o incluso más, que en las frecuencias de subgraves. He pasado mucho tiempo (todo el que he podido) escuchando los HE1000se durante estas últimas semanas y puedo decir que son los primeros auriculares planar magnéticos que me podrían llevar a no tener ningún auricular de driver dinámico. Me gustan mucho los graves de los Ananda, como es el caso con otros planar también, pero un driver dinámico tiene algo que simplemente “encaja” con ciertas líneas de bajo. Para los que sois bajistas, para mí, los graves de un (buen) driver dinámico son como coger ese viejo P-Bass y conectarlo a un Ampeg, hay ciertas situaciones en las que simplemente es perfección. Los graves planar son muy rápidos con detalles excelentes, pero a veces carecen de esa calidez natural de un dinámico. Esto no es algo que sienta con los HE1000se.

El bajo en “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin suena como debe, de hecho, el bajo de todas mis canciones de prueba suena como debe. Esto no significa que todos los bajos suenan bien, tengo canciones en la lista a propósito que suenan mal, solo que suenan como deben, al menos a mis oídos. El toque cálido que tienen los HE1000se en comparación con otros planar magnéticos hace que sea sobresaliente con bajos, tanto eléctricos como acústicos. El bombo es otro instrumento que suena como debe en estos auriculares, son capaces de seguir el ritmo de un bombo con doble pedal sin sonar demasiado seco, algo que sí es notable a veces con los Ananda, que son capaces de seguir ritmos muy rápidos pero pueden resultar un poco secos al hacerlo.

Medios 

La línea recta desde los rangos más bajos continúa hasta una bajada sobre los 2kHz, para subir un poco justo después, hacia los 3kHz. Esto permite que las frecuencias fundamentales encontradas en los rangos bajos de los medios, se presenten bien con un ligero toque de más presencia en sus matices más altos. Esto evita esa sensación que experimenté con los Arya, donde la parte baja de las voces parecían estar más enfocadas que su parte alta.Con los HE1000se parece haber una cantidad justa de presencia en esa marca de los 3kHz para que las voces suenen más naturales que en los Arya. 

La canciones acapella suenan genial, es más, puedo decir sin duda que son los auriculares con los que más he disfrutado de canciones como “These Bones” de The Fairfield Four, o “Hallelujah” de Pentatonix. Escuchar a Leonard Choen era como tenerlo respirandome en el cuello., una sensación muy extraña :)

Lo mismo se puede decir sobre la mayoría de instrumentos en los medios, sonando muy naturales y “llenos”. En mi lista de prueba tengo “Adagio for Strings, Op. 11a” representado por la Orchestra Philharmonica de Londres, una canción que escucho a menudo pero no suelo referenciar debido a que no soy ningún experto en música clásica. Sin embargo, esa pista y la manera en la que se presenta en los HE1000se, me llevó en un viaje que me tubo escuchando música clásica durante horas y que disfruté enormemente. Es impresionante como la música clásica cobra vida cuando se reproduce bien, algo que los HE1000se hacen sin duda.

Agudos

Los agudos son posiblemente la parte que me impresionan menos. Ahora, no quiero dar la impresión de que los agudos no son geniales, lo son, solo que no me provocan la sensación de “wow!” como lo hicieron los Ananda cuando empecé a escucharlos. Los agudos siguen siendo muy detallados y tienen una sensación de aire preciosa, solo que no son tan impresionantes como el resto de las frecuencias.

Mientras que los auriculares no son sibilantes, si que parecen estar al borde en muchos momentos. Esto es algo que me distrae porque, especialmente con canciones que conozco muy bien, estoy como en tensión esperando una sibilancia que nunca se materializa. Parecerá una tontería, quejarse de sibilancia en unos auriculares que no son sibilantes, y no dudo que lo sea, pero los agudos dan la sensación de que van a ser bruscos en cualquier momento, aunque no sea el caso.

Hay una sensación de aire que es placentero pero voy a volver a mi analogía sobre los Ananda y su parecido con unos altavoces de “directo al aire libre” y los HE1000se como unos altavoces HiFi en una buena habitación, los Ananda tienen como una infinita caída hacia el espacio abierto mientras que los HE1000se parecen más bien estar en una sala controlada.

Anchura de escena y colocación de imágenes

Mientras que acabo de decir que los HE1000se son como estar en una sala controlada, me refiero a los agudos, no es para nada una indicación de su escena. La escena de los HE1000se es muy amplio y bien implementado, quizás no tan enorme como el de los Arya, pero más ancho y profundo que los Ananda.

Esto permite que los instrumentos y detalles pequeños se coloquen de modo muy tridimensional, dando la sensación de un espacio grande y abierto. Mientras que los Ananda son como estar delante de un gran escenario, con los altavoces principales a derecha e izquierda, los HE1000se te involucran más, es como formar parte de la música con instrumentos y detalles que te rodean.

La colocación de imágenes es excelente, permitiendo una localización milimétrica de cada sonido, parecido a los Arya pero sin la necesidad de enfocarse para localizarlos.

Y eso nos lleva a:

Detalles y velocidad

Con los Ananda, como dije en la review de los Arya, los detalles están en primer plano, haciendo que cada detalles esté claramente presente, algo como “ey, escucha esto!”. Los Arya son igual de detallados (quizás más) pero lo presentan en un modo que es más templado, haciendo que sea necesario enfocarse para apreciar esos detalles minuciosos. Los HE1000se son como tener lo mejor de ambos mundos.

Los detalles se presentan de modo que están claramente presentes pero no son “lanzados a tu cara” como con los Ananda. Se colocan de forma similar a los Arya pero manteniéndose claramente presentes, sin la necesidad de prestar tanta atención para notarlos.  Son un placer de escuchar, siendo extremadamente detallados sin la fatiga de tener demasiados detalles a la vez pero sin necesitar ese toque extra de atención que encontré necesario con los Arya.

En cuanto a velocidad, pues no hay absolutamente nada sobre qué quejarse. Son rápidos y dinámicos, de hecho, a veces (con música rápida y compleja) es mi cerebro el que sufre para mantener el ritmo.


Conclusión…

En cuanto a capacidades técnicas, no creo que pueda dudar ni un momento que los HE1000se son los auriculares más capaces que he escuchado. Son un placer de llevar, un placer de usar y un placer de escuchar, al menos en mi experiencia personal.

Volviendo a los Ananda una última vez, dije que los Ananda eran (son) unos auriculares que me dan todo lo que necesito y que a los niveles de los Ananda, o más altos, entraría en juego la preferencia personal muy por encima de las capacidades de los auriculares. Esto lo mantengo.

Mientras que siento que hay cosas que los HE1000se hacen mejor que los Ananda, el incremento en rendimiento es mínimo en esos apartados y serán cosas que atraigan a los que se enfocan en esos apartados específicos. Por ejemplo, si eres alguien que siente que los subgraves son muy importantes para tus escuchas y preferencias musicales, entonces no dudo de que encuentres los HE1000se mejores en este apartado. Sin embargo, si los subgraves no son una de tus prioridades esenciales, entonces, seguramente no te resalte tanto porque los subgraves de los Ananda ya son muy buenos y el incremento en el rendimiento de estas frecuencias en los HE1000se lo verás como algo mínimo y no será tan importante en tu decisión.

Como he comentado, quiero sentarme y hacer una comparación breve entre los tres modelos y ahora que ha pasado tiempo con ellos, esa será mi próxima tarea, para decidir qué auriculares prefiero para que tipo de música o experiencia musical.

Hasta entonces, si dije que no tenía absolutamente ninguna queja sobre los Arya, solo puedo decir que no tengo más que halagos para los HE1000se.

SenyorC