Review - KBEAR Robin (sub 50€)

 Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.70 - KBEAR Robin

Los KBEAR Robin me han sido enviado sin coste por KeepHiFi a cambio de publicar esta review. No han solicitado nada en concreto, así que, como siempre, mi review será tan honesta e imparcial como me sea posible. Sin embargo, es siempre bueno tener en cuenta que he recibido este producto gratis.

Puedes encontrar los Robin en su web aquí: https://keephifi.com/es/products/kbear-robin-1dd-4ba-in-ear-headphone

También tienen una tienda en Aliexpress que se puede encontrar aquí: https://www.aliexpress.com/store/5721043?spm=a2g0s.12269583.0.0.22c8ab80xdIlal

(estos no son enlaces afiliados, Acho Reviews no recibe nada a cambio de utilizar estos enlaces, puedes ver más en Sobre mis reviews)



Intro…

Cuando KeepHiFi ofrecieron enviarme los KBEAR Robin para reseñar, también preguntaron si me gustaría compararlos con los KBEAR Lark, el modelo más económico, que también me enviarían. Como quizás ya sepas, ya reseñé los Lark en Diciembre del año pasado y encontré que los agudos eran bastante decepcionantes, sin embargo, luego me enteré de que existían dos modelos (sin modo de saber cual es cual) y que uno de ellos tenía los agudos “correctos” mientras que el otro (seguramente el que recibía) tenía problemas en los agudos.

Mencioné esto a KeepHiFi y me enviaron también los Lark para que los pudiera revisitar y también compararlos con los Robin. Como he mencionado en el pasado, me gusta darle a los productos un tiempo de “burn in” y después pasar al menos una semana con ellos antes de hacer una review. La manera normal de hacer esto hubiera sido re-evaluar los Lark primero para luego pasar a los Robin pero como no siempre (alguna vez?) soy normal, he decidido reseñar los Robin primero. Una vez que los haya reseñado por sus méritos propios, pasaré tiempo con los nuevos Lark (actualmente haciendo burn in) y compartir tanto mis opiniones actualizadas (si realmente son actualizadas) y algunas comparaciones con los Robin.



Presentación...

La presentación de los Robin es idéntica a la de los Lark (no necesito evaluarlos de nuevo para poder comparar esta parte), una funda sencilla de cartón dentro de la cual encontramos una caja negra. Esta caja contiene los IEMs, el cable (en mi caso sin micro pero también existe una versión con micro), varios juegos de puntas de silicona y el manual de usuario, junto con una funda de transporte que me gusta bastante (a la funda de los Lark originales le doy bastante uso).



Construcción y estética...

La construcción de los IEMs es también muy similar al de los Lark, una carcasa transparente con una placa de metal, aunque el diseño de la placa ha cambiado y se ofrece en azul y negro. Para decir la verdad, me gustó el diseño de la placa de los Lark pero también me gusta el acabado de color difuminado de los Robin. Obviamente la estética es algo muy personal, así que solo puede decir que me gustan aunque no son lo que llamaría los IEMs más bonitos del mundo.

El cable incluido es funcional pero no grita “calidad”. Sin embargo, es más que adecuado para la tarea que cumple y no necesita ser reemplazado al no ser que uno decida hacerlos por motivos personales. Yo he estado utilizando el cable de los Starfield porque el azul queda bien con el acabado de los Robin.

En cuanto a confort, lo cual es también personal obviamente, son tan cómodos como los otros modelos KBEAR y los de otras marcas que utilizan una carcasa de la misma forma. En mi caso los encuentro cómodos y la forma es algo a lo que estoy acostumbrado.



Sonido...

Así que, a por la parte importante, cómo suenan estos IEMs híbridos sub 50€?

Como siempre, empezando con las notas más bajas, encuentro que los subgraves tienen una pequeña caída cuando nos bajamos a esa zona del fondo. Los sub graves no está ausentes, se siguen notando y pueden aportar algo de retumbe cuando la canción lo necesita, pero sí que los encuentro más reducidos que los graves medios. 

Haciendo que los Robin pasen por el ejercicio “Chameleon”, incrementando los niveles de volumen un poco por encima de mis niveles habituales de escucha, hay suficiente como para notar el retumbe, sin embargo, no llegan a “vibrar el tímpano” como en otros modelos de IEMs. De hecho, encuentro que los subgraves son muy parecidos a los de los Lark originales que tengo, presentes pero sin pasarse. Como he dicho, no he probado los Lark nuevos aún, así que no voy a hacer muchas comparaciones, pero si me gustaron los graves y medios de los originales, y los subgraves de estos me recuerdan mucho a ese modelo. Desde luego que son suficientes para mis gustos personales pero no diría que están al nivel de lo que podría querer o esperar un “bass head”.

Pasando a los graves restantes, estos están más presentes que los subgraves, con un poco de énfasis en los graves medios que a veces parecen adentrarse en la parte baja de los medios. Esto no es algo que resalte mucho, o en otras palabras, no diría necesariamente que estos IEMs sufren de sangrado, pero si hay momentos en los que los graves ensucian un poco la parte baja de los medios. Esto se nota más en canciones que utilizan sonidos graves electrónicos y extendidos, con los bajos eléctricos no parece ser el caso, tampoco en el caso de golpes más cortos y staccato de graves (aunque sean electrónicos). Por ejemplo, los graves de “No Sanctuary Here” suenan genial en estos IEMs, aunque los graves sean electrónicos, y no parecen interferir con los medios.

Pasando a los medios, la tonalidad de los instrumentos es muy agradable, sin embargo, las voces sí que pecan de falta de presencia. Las voces parecen estar siempre un paso por detrás de la música de la canción. Mucha de la música que escucho son simples voces e instrumentos, y me encuentro disfrutando de la tonalidad de guitarras y bajos etc., con un agradable toque cálido, pero sí echo en falta un poco más de presencia cuando entran las voces. Ahora, esto no es algo terrible, pero creo que más presencia en los medios altos ayudaría mucho a dar un empujoncito a esas voces hacia delante.

Siendo honesto, cuando escucho exclusivamente los Robin, no es algo muy aparente, es más cuando paso de otros IEMs con más presencia vocal que lo hace resaltar. Creo que una de las canciones que más resalta esto de mi lista de prueba es “Bombtrack” de Rage Against The Machine, donde las voces quedan a la sombra de los instrumentos.

Cuando escalamos hacia los agudos. la sibilancia se evita mayormente, aunque “Code Cool” (la típica prueba de sibilancia) si presenta algunas “S” que están un poco calientes de más, pero en general es más que aceptable. La extensión de los agudos también es decente (una de mis quejas habituales de las opciones económicas), con una sensación decente de aire para unos IEMs en el rango sub 50€. Los Robin no van a competir con otras opciones que utilizan drivers BA mejores pero, de nuevo, son mejores que muchas otras opciones a su precio y desde luego que no sufren de esa caída en los agudos presente en tantos IEMs de un sólo driver DD.

La anchura de escena está a la par de lo que he llegado a esperar de los IEMs en este rango de precios, nada espectacular pero ciertamente no es mala en comparación con tantos otros. La colocación de imágenes dentro de la escena también es aceptable, no milimétrica pero es suficiente para que canciones como “Bubbles” sean divertidas.

En cuanto a velocidad y dinámica, los Robin si parecen aguantar el tipo bastante bien, excepto que, debido a las voces echadas hacia atrás, cuando las canciones se ponen complejas en la parte baja, pueden resultar un poco abrumadores y dar la sensación de estar comprimidas. Siento que esto es debido a la falta de presencia de las voces más que a la falta de capacidad de los drivers en sí, debido a que pasajes instrumentales complejas y rápidos no dan esta sensación.

Los detalles son también algo que sufren debido a esto. Cuando se escuchan pasajes sencillas, como la intro de “All Your Love (Turned to Passion)” de Sara K., hay detalle (aunque tampoco son monstruos de detalle) pero muchos detalles parecen perderse cuando las cosas se ponen más concurridas. 


Conclusión…

Los KBEAR Robin son otros IEMs que entran por debajo de los 50€ y ofrecen bastante diversión por su precio. No diría que son los mejores en nada en particular pero creo que muchos disfrutarán de ellos, dependiendo de sus gustos musicales. Personalmente no los encuentro excitantes pero a la vez, he pasado toda la semana escuchando música con ellos mientras trabajo y en ningún momento me he encontrado con ganas de quitármelos.

Siento que los Robin son unos IEMs geniales para cuando no estás enfocándote en ellos, pero todo parece venirse abajo cuando se les presta demasiado atención. Encuentro que la EDM y otra música instrumental es muy agradable pero la falta de presencia en las voces hace que no pueda halagarlos mucho para mi música preferida. 

Pronto pasaré tiempo con los Lark nuevos y volveré con algunas comparaciones una vez hechas. Así que, si quieres saber cómo se comparan, estáte atento a los Lark Ronda 2, e intentaré meter algunas comparaciones más a la misma vez.

SenyorC