Review - iFi Audio iDSD Diablo

 Español | English


Review disponible en YouTube: Ep.47 - iFi Audio iDSD Diablo


El iFi Audio Diablo me ha sido prestado por iFi para poder realizar esta review, por lo cual estoy muy agradecido. Como siempre, seré tan imparcial como sea posible y daré mis opiniones honestas sobre este producto, sin embargo, siempre es bueno considerar que no me ha costado nada el poder probarlo.

Intro…

El iFi Audio Diablo es un lanzamiento muy reciente de la marca y es un DAC/Amp portátil que cuesta justo por debajo de los 1000€ (en el momento de realizar esta review).

El precio obviamente no es barato, sin embargo, las especificaciones y la funcionalidad de este aparato puede que lo convierta en una solución todo-en-uno perfecta para mucha gente.

Este no es el primer producto de este estilo que ha sacado iFi, sus DAC/Amps portátiles (o transportables) son muy conocidos por la mayoría de los que componen el mundo auricular. La verdad es que no he tenido ocasión de probar sus otros modelos disponibles pero si hice la reseña del iDSD Neo hace poco (Review - iFi Audio iDSD Neo). Estoy muy interesado en saber si algo como el Diablo encaja con mis necesidades y mis situaciones personales (que son varias). 

Pero bueno, vamos con la review!



Presentación...

Como esta es una unidad demo para reviews, no soy el primero en abrirlo, dicho esto, creo que los contenidos son iguales a los recibidos con una versión comprada.

Llega en una caja blanca y sencilla, cubierta con una funda de cartón que muestra una imagen del producto junto con algunas especificaciones y otra información. La caja es bastante grande y pesada en comparación con el producto en sí pero eso se debe a la cantidad de accesorios incluidos.

Dentro de la caja, bajo la primera capa de esponja, está el Diablo junto a un par de manuales de inicio rápido. Después de abrir una caja tan grande, el pequeño tamaño y peso del Diablo sorprende.

Debajo de la primera capa, encontramos dos cajas pequeñas y una bonita funda de transporte que es suficientemente grande para transportar el amplificador junto con sus accesorios. Los accesorios incluidos son:

- Funda de transporte

- iFi USB Purifier 3

- Cable 4.4mm pentacon a 2x XLR

- Cable USB macho a hembra

- Cable USB-C OTG

- Fuente de alimentación

- Adaptador de fuente de alimentación a USB-C

- Adaptador USB

- Adaptador 3.5mm a 6.35mm

- Adaptador óptico a 3.5mm óptico

Como se puede ver, hay bastante accesorios incluidos, que son de agradecer, todos siendo de una calidad bastante buena.



Construcción y estética...

Es rojo. Muy rojo.

Ahora, no digo esto como algo malo (ni bueno), visto que preferencias de colores son tan personales como preferencias musicales, pero digamos que no va a ser fácil de perder. De hecho, una pegatina amarilla de “peligro” seguramente garantice que el Diablo se inspeccione al pasar por cualquier aeropuerto :)

Pero olvidándonos del color (de nuevo, algo personal), la unidad parece estar muy bien fabricada. El tamaño es aproximadamente el mismo que mi teléfono y unas 3 veces más gruesa. Esto no va a ser algo cómodo de llevar en un bolsillo, al menos durante su uso, así que es más “transportable” que “portátil”. Encaja muy bien en un pequeño bolso o incluso un bolsillo de un abrigo, pero la funda es suficientemente grande como para meter todos los accesorios y lo convierte en algo más adecuado para una mochila durante el transporte, o simplemente en su funda que dispone de ganchos para añadir una correa y convertirla en bolso.

La ruleta del volumen es buena y suave, siendo muy agradable de utilizar. Es general es un producto sencillo pero muy bien hecho.



Funcionalidad...

El Diablo es algo sencillo pero incluye más funcionalidad de lo que uno pensaría a simple vista.

Empezando por el panel trasero, de izquierda a derecha, tenemos una entrada SPDIF, tipo 3.5m, que permite usarlo con dispositivos que no tienen USB.

A la derecha de esta tenemos una salida balanceada de 4.4mm. Esto permite que el Diablo se pueda utilizar con amplificadores externos balanceados. Como he comentado en los accesorios, iFi incluye un cable adaptador de 4.4mm a 2x XLR, algo de agradecer visto que no es un cable muy común en la mayoría de sistemas.

En el centro del panel trasero, tenemos el puerto USB-C que es solamente para la carga. iFi incluye una fuente de alimentación de 5v (2.4A), sin embargo, estoy un poco confuso sobre el hecho de que la fuente termina en un conector tipo Jack de barril (DC) y luego incluyen un un adaptador de Jack a USB-C. Quizás me estoy perdiendo algo y es para que se pueda utilizar la fuente de otro modo o con otro aparato, pero no entiendo porque no se termina directamente en USB-C y se ahorran otro adaptador que se pueda perder. Al lado de este puerto, hay un pequeño LED que indica el estado de la batería y la carga etc.

Por último, en la parte derecha del panel trasero, tenemos el conector USB para datos. Como es de costumbre con iFi Audio en sus productos portátiles, este es un conector USB macho tipo A que está metido dentro del cuerpo del Diablo. Esto significa que el conector para el dispositivo debe ser un USB hembra tipo A, como los que se encuentran en los cables para alargar USB. De nuevo, iFi incluye un cable decente de USB para su uso pero encontrar alternativas de otras longitudes puede resultar más difícil que si fuera USB-C, por ejemplo.

Puedo entender que el cable/conector es bastante más resistente que uno de USB-C, que obviamente es algo positivo, pero el tamaño añadido del conector y cable sí que termina de volcar la balanza hacia “transportable” que “portátil”, en mi opinión claro.

Pasando a la parte frontal del Diablo, a la izquierda tenemos una entrada TRS de 6.35mm. Debido al tamaño y forma del Diablo, me gusta mucho más que hayan optado por un 6.35mm en vez del 3.5mm que se encuentra en prácticamente todos los dispositivos portátiles de otras marcas. De nuevo añade robustez un adaptador a 3.5mm es probablemente el conector de audio más fácil de encontrar en el mundo (y ya va uno bonito incluido por iFi de todas formas).

Siguiendo hacia la derecha, tenemos una salida balanceada de 4.4mm. Este es otro punto de robustez debido a que es mucho mejor que un 2.5mm, sobre todo porque ya tenemos un 6.35mm, lo cual significa que hay sitio de sobra.

En el centro del panel central tenemos el interruptor de ganancia, o interruptor de “modo” en el caso del Diablo. Este es un pequeño interruptor tipo palanca que será mucho más fácil de actuar con la uña, aunque se puede utilizar el dedo sin problema, excepto cuando el puerto 4.4mm esté en uso, lo cual lo dificulta pero sigue siendo posible. Es genial que el interruptor no se pueda cambiar fácilmente debido a lo que veremos en solo un momento.

Los tres “modos” son ECO, Normal y Turbo, que prácticamente son ganancias bajo/medio/alto. El modo ECO reduce la potencia para que se pueda utilizar el Diablo con IEMs y otros auriculares sensibles. En modo Normal, este amplificador ya ofrece tanta potencia (o más) como la mayoría de opciones portátiles, y una vez que pasamos a Turbo… pues las especificaciones hablan por sí solas:

Salida Balanceada: Más de 19.2V/611 mW (@ 600 Ohm) and over 12.6V/4,980 mW (@ 32 Ohm)

No balanceada: Más de 9.6V/153 mW (@ 600 Ohm) and over 8.8V/2,417 mW (@ 32 Ohm)

Así que, en modo Turbo, con la salida balanceada, se está acercando a los 5W @ 32 Ohmios! Se recomienda encarecidamente comprobar el modo antes de encender el Diablo.

Continuado con el panel frontal, hay un LED grande que indica que el dispositivo está encendido y también cambia de color según el formato de la señal que recibe. Mientras que el LED es grande, no es demasiado potente lo cual se agradece cuando se utiliza en zonas con baja luz.

Por último, tenemos una perilla de volumen que también sirve para encender y apagar el Diablo. La perilla es agradable de utilizar y han dejado suficiente espacio como para utilizarla cuando el amplificador está apoyado sobre una mesa etc.

Y después de todo esto, realmente no he mencionado la funcionalidad, solo las conexiones y controles. Así que, déjame que mencione brevemente como funciona...

1. Conecta el cable USB o SPDIF, dependiendo de tu caso.

2. Conecta los auriculares o IEMs

3. Comprueba el modo (!!)

4. Enciende y ajusta el volumen a gusto

5. Disfruta!



Versatilidad...

Ahora, antes de llegar al sonido, que llegaré en un momento, aunque odio intentar explicar las diferencias de sonido entre DACs y amplificadores, primero quiero mencionar como he estado utilizando el Diablo y como lo he encontrado muy versátil.

Mis principales estaciones de escucha son mi PC en casa y mi escritorio en el trabajo, en ambos casos, el Diablo es fácil de implementar. Conecto un cable USB y tengo suficiente potencia y calidad para cualquiera de mis auriculares (e imagino que para el 90% de los auriculares que existen).

Sin embargo, en mi mesa (tanto en casa como en la oficina) ya tengo sistemas completos y excepto por el hecho de ocupar menos espacio (que no es un problema en mi caso) o diferencias en sonido (repito, en un momento voy al sonido), realmente no aporta beneficios.

Pero, en cuanto estoy alejado de esos dos lugares, allí es donde el Diablo empieza a brillar. Mi casa tiene puertos de red distribuidos por varios lugares de las habitaciones, así que, emparejado con un Raspberry Pi con RopieeeXL, tengo un sistema perfecto para escuchar todo mi contenido, controlado por el móvil o tablet. Literalmente puedo disfrutar de la misma calidad de reproducción y potencia en cualquier punto de mi casa, en un sistema que puedo transportar fácilmente con una mano.

Otra situación en la que encaja perfectamente el Diablo (para mi) es para viajar. Es cierto que mis viajes han sido muy limitados durante este último año pero mi trabajo incluye viajar bastante y el Diablo es genial para mi caso. No es por el viaje en sí (no me veo utilizando el Diablo en un avión) pero sí para disponer de la misma calidad en todas partes, ya sea en un hotel, un barco o simplemente en la casa de la playa. El Diablo conectado a un DAP o a un teléfono/tablet me ofrece una referencia perfecta para poder probar auriculares sea donde sea, o simplemente para relajarme y disfrutar de la música.

Hay más situaciones en las que veo este producto como una solución genial pero creo que la os he hecho una idea, así que, finalmente, vamos con el sonido.



Sonido...

Como he comentado en otras reviews de DACs y amplificadores, describir el sonido es algo que encuentro bastante difícil, debido a que nunca esto seguro de lo que oigo de verdad y lo que mi mente añade a la ecuación. Pero, de todas formas, comparto mis impresiones subjetivas del Diablo.

Como es habitual con iFi Audio, el Diablo se basa en un chip Burr-Brown, como también era el caso del NEO iDSD que reseñé previamente. Con el NEO encontré que era más suave que los sistemas que suelo utilizar como referencia y en el caso del Diablo, de nuevo lo encuentro más suave pero, tirando solamente de memoria, no lo encuentro tan obvio como con el NEO.

Para las comparaciones, actualmente solo tengo un amplificador de estado sólido, el JDS Labs Atom (que suelo utilizar para comparaciones de todas formas) alimentado por un SMSL SU-8. Mis otros amplificadores actualmente son híbridos y no son una comparación relevante, aunque sí he estado haciendo algunas comparaciones con el CTH alimentado por un Modi 3, con SPDIF.

He utilizado mis tres auriculares habituales, los Sennheiser HD6XX, los Beyerdynamic DT1990 Pro (con los insertos de espuma) y los Hifiman Ananda, junto con una selección de IEMs. Sin embargo, como tengo algunos modelos recien llegados de los que publicaré una review en las próximas semanas, también he estado utilizando el Diablo con los Hifiman Arya, los Hifiman HE1000se y algunos IEMs que me acaban de llegar como los Moondrop Blessing 2 Dusk y los Audeze iSine LX.

Durante la mayoría de mis tiempos de escucha, sentí que apreciaba un sonido más suave del Diablo en comparación con el SU-8 + Atom, sin embargo, era igual de detallado (o quizás más) y era una gran mejora con algunos auriculares, mientras con otros auriculares no era tan notable.

Con los Hifiman Ananda, que son mis favoritos entre los auriculares que tengo, encontré que era un emparejamiento genial. Me encantan los Ananda por su escena y detalles (puedes leer mi review de los Ananda aquí: Review - Hifiman Ananda), y mientras que conectados a un híbrido suenan genial y relajados, me gustan más con la limpieza de un estado sólido. En el caso del Diablo, los Ananda son tan claros y limpios como siempre pero parecen ser más suaves. No hay falta de detalle pero todo parece fluir mejor, si eso tiene sentido.

He encontrado que me gustan más los Ananda en modo “Normal” con el volumen más bajo (en cuanto a posición de perilla) que en “ECO” con el volumen subido para igualar. Esto puede ser psicológico, no digo que no, pero parecen rendir mejor en “Normal”.

Conectando los Sennheiser HD6XX, unos auriculares con los que tengo una relación de amor/odio (puedes ver los detalles aquí: Review - Sennheiser HD6XX), me encontré con un sonido genial. Quizás fuera uno de mis momentos de inspiración con los HD6XX (lo entenderás si lees mi review) pero siento que es posiblemente el mejor emparejamiento que he escuchado con estos auriculares hasta ahora, al menos en mi experiencia con ellos en amplificadores de estado sólido e híbridos. 

Con los Sennheisers llegué a la 11 (más o menos) en modo Turbo pero eso estaba muy por encima de mis niveles de escucha normales. Mis nivels normales de escucha son sobre las 9 en Turbo o un poco por encima de las 10 en Normal, subiendo mas o menos a la 1 si quiero mantenerme en modo ECO. De nuevo, podría ser solamente mi cerebro, pero encontré que me gustaba más el modo Normal que el ECO con los HD6XX, incluso con niveles igualados (medidos).

Los últimos de mis tres habituales son los Beyerdynamic DT1990 Pro y estos, pues… sonaban como los DT1990 Pro. Estos auriculares realmente no muestran mucho cambio, suenan como siempre pero con la posibilidad de llegar a niveles de hacer que los oidos sangren, especialmente los mios debidos a que están modificados para ser balanceados y tienen los discos de espuma para reducir ese pico de los 8.5kHz.

En cuanto a IEMs, he probado unos cuantos para hacerme una idea de cómo se comporta el Diablo con los IEMs en vez de intentar buscar diferencias de sonido. Mi colección de IEMs son mayormente muy económicos y no creo que ninguno sean lo suficientemente detallados como para buscar diferencias entre amplificadores (al no ser que el amplificador tenga una impedancia de salida alta, que no es el caso).

Aquí dejo los niveles de volumen que considero que son mi niveles normales de escucha (no suelo escuchar a altos niveles) con los qie seguramente son los IEMs más sensibles que tengo en estos momentos. No he notado ruido de fondo con ninguno de ellos:

Moondrop Blessing 2 Dusk (22 Ω / 117dB) - Debajo de las 10 en ECO

Moondrop Starfield (32 Ω / 122dB) - Debajo de las 10 en ECO

Audeze iSine LX (16 Ω / 110dB) - Justo por encima de las 10 en ECO

Como se puede apreciar, no disponía de mucho recorrido en la perilla de volumen pero, como he dicho, no suelo escuchar a niveles altos. Cualquiera que escuche a niveles más altos que yo tendrá, obviamente, más recorrido. Me han comentado (los de iFi) que, para IEMs muy sensibles o escuchas a volúmenes reducidos como los míos, un iFi IEM Match adicional se recomienda. Siendo sincero, no tengo ninguna queja visto que, aunque no dispongo de mucho recorrido, hay cero ruido de fondo y mis niveles están por encima de cualquier desequilibrio de canales (encontrado solo en los primero mm de recorrido).



Conclusión…

El iFi Audio Diablo es un dispositivo muy práctico que es una opción genial para muchas situaciones. Para alguien que transporta su sistema de auriculares a la oficina cada día, es una solución todo-en-uno que suena genial, tiene potencia de sobra y cabe fácilmente en un bolso.

Para los que viajan, tanto por placer como por trabajo, de nuevo es una alternativa genial que no condiciona los auriculares que quieras utilizar. También será difícil de dejar olvidado en una habitación de hotel debido a su color!

Con IEMs, si no escuchas a niveles altos, pues diría que un IEM Match sería una buena inversión. Aunque yo lo he encontrado genial tal y como está.

El Diablo acepta casi cualquier formato que puedas lanzarle y también hace el “unfolding” completo de MQA, si es algo que utilizas. Los accesorios incluidos son de agradecer, incluso el purificador de USB. Personalmente no me he visto necesitado de él, o mejor dicho, no he notado diferencia al no utilizarlo debido a que mi sistema no sufre de ruido via USB pero será muy útil para muchos..

Espero que después de toda esta charla, haya algo de información útil para los que se interesan por el Diablo pero para resumir brevemente, es un dispositivo transportable genial que debería ofrecer una solución perfecta para los que quieren tener buena calidad en cualquier parte.

SenyorC